Día de deporte

5 pm. Corremos para alcanzar el colectivo, hoy se practica fútbol .

Al entrar al polideportivo ya se ven caras conocidas, los chicos entran a la cancha grande, allí entrenan tres categorías y todos están con su camiseta roja.

El pasto no está tan verde pero se va coloreando con los conos de colores que los profesores han puesto, los botines fluorescentes y la alegría de los chicos hacen que la espera en las gradas de la tribuna no sea tan larga.

Yo escribo o leo, tomo mi agua, observo.

Algunas madres traen mates con galletas, otros padres llegan más tarde, apurados, para llevar a ver jugar a sus hijos.

Otros se sientan todos juntos en el único espacio que queda de sol, ya son las 5:30 pm. En un rato el sol ya se esconde por detrás de un edificio gris.

Hoy hay viento, está frío. Me pongo a chequear y releer mi último cuento escrito, tacho algunas palabras , cambio otras. Me pregunto si dejo así el final o continuo.

Miro al frente, uno de mis hijos juega de arquero, el otro en la otra punta lo veo hacer pases con su compañero Román.

Aún no tengo la respuesta, si seguir escribiendo sobre ella, mi personaje ,o darle un punto final.

Empieza a oscurecer, 6:30 pm, suena el silbato dos veces. Fin de la práctica del día.

Los padres nos acercamos a los chicos, los abrigamos, algunos preguntan cómo te fue? , otros te divertiste?

Cada chico con su historia, con sus sueños, se saludan y hasta la próxima.

Busco a mi otro peque y nos vamos.

6:40 pm corremos para alcanzar el colectivo, ahora regresamos a casa.