Marisa

Julio 2017

Hoy es sábado a la noche, le doy de cenar a mis hijos. Ando un poco apurada, en un rato llegará  la niñera, me falta maquillarme, mi amiga Karina me pasa a buscar a las 9 pm en punto. Suele ser puntual, corro a la pieza para ver con cuál de mis stilettos voy, no muy alto Marisa – me digo, parece que van a bailar allí. Me decido por los animal print, son de taco medio , cómodos y puedo bailotear.

Tocan el timbre, es Belén la niñera, Laura me la recomendó y es de confianza, le digo rápido lo de los nenes,-Tranquila me dice ella a cada rato.

Estoy nerviosa, hace mucho que no salgo, no conozco a la cumpleañera ni a los invitados. Solo sé, que es gente copada. -Como nosotras me dijo Kari. Me río.

Saludo a mis peques, les digo que seguramente volveré temprano, que me llamen cualquier cosa. -Cierto, me olvidaba, llevo un vino, no puedo ir con las manos vacías, le digo a Belén.

Subo al ascensor, me miro, acomodo mi pelo, salgo y veo a Kari justo llegando.

La casa es en mi barrio por lo cual el trayecto en auto es corto.

Al llegar, algunos invitados ya están sentados tomando una copa, la casa es colorida, cálida. La cumpleañera me da la bienvenida. Dejo mi campera de cuero y mi cartera y saludo a tres mujeres, los hombres están en la  otra punta. Me quedo en ese círculo un ratito mientras nos presentamos. Muero de sed, pienso. Veo a un mesero que va y viene pero no me animo a moverme del lugar. Tengo esa timidez, aunque no lo crean. Después de un rato Kari toma la delantera y se acerca a saludar al resto de la gente, yo la sigo.

-Hola yo soy… Hola Marisa, encantada, “porqué uso el neutro”, pienso. Saludo al grupete de hombres , a Ale el marido de la cumpleañera y veo al mesero , me acerco a la cocina y le pido una copa de agua y si es posible una de vino. Me encantó esa cocina!.

Ya un poco mas relajada, con copa en mano, converso con una chica de flequillo corto, muy piola, salimos a un patio chico, pintoresco, con plantas, que une el living con la cocina y se va juntando gente al baile.

La música es linda, hablo con ella , la anfitriona, una morocha alta, con una sonrisa que deja ver sus dientes blancos y hoyuelos a los costados ,mirada profunda. Es copada y bella como me dijo Kari.

Al rato viene un chico,  y me saluda- “Hola soy Nico”, -Hola, soy Marisa. A los tres minutos se acerca y se vuelve a presentar. Yo pienso-” este chico está en pedo !ya me saludó recién!!”. Pero bueno sigo conversando, como una empanada riquísima, ya estoy relax, contenta de haber decidido ir a la fiesta. Me acuerdo de las reuniones con mis amigas en Budapest y me alegra  acompañar a mi amiga, ella tampoco tiene pareja , y fuimos las dos a pasarla bien.

Un grupo de salsa entra a la casa y se prepara. Seguro cantarán y bailaremos.El que anima nos hace formar en parejas enfrentados para poder bailar, me toca con un tal “Omar”, bonito, linda mirada, bailamos yo casi sin moverme. Todos nos divertimos mirando como baila rock ,el hombre que tiene un pañuelo en la cabeza , su esposa lo acompaña al ritmo y todos aplauden. Escucho que alguien dice que falta hielo. Seguimos bailando ya sueltos , pero al son de la salsa, de la zamba y sí ,cómo no bailar.  El vino me da sed, pido al cordial mesero que me prepare una caipirinha, el azúcar me levanta un poco y sigo entre charlas y bailes.

Al rato veo a Nico entrar por la puerta con una bolsa gigante de hielo, pasa por mi lado y me dice -Hola soy Nico. – Hola yo Marisa. No le dije que era la tercera vez que me saludaba. El sigue  hasta la cocina y no lo veo por un rato.

Pasa una hora creo, y lo veo tomando champagne, me acerco y le pregunto si hay para mí. -Obvio, me contesta. Da media vuelta y se va para la cocina. Camina rápido .Vuelve con una copa, le digo que me encanta tomar esta bebida , -“champeta” dice él y te traje para que pruebes el hielo.

Para romper el hielo hablando de todo un poco le pregunto  donde fue a comprarlo ya que yo vivo cerca y a veces necesito y en las estaciones de gasolina suele ser feo. Y hablamos mucho, -uf Marisa le estas contando toda tu vida, pero èl me escucha, por momentos me dice, -si ya me contaste. Yo levanto los ojos como diciendo , -me está jodiendo o ya estoy en pedo yo ahora jajaja, la estoy pasando genial.

Su pelo es castaño claro, tiene dientes grandes, mirada picarona, de mi  estatura contextura pequeña. Es papá de dos peques de las mismas edades que los míos, tiene cuarenta y un año, a los cuarenta se fue de viaje solo, es separado soltero ,trabaja en algo de sistemas, le gustan los caballos,- mira vos, pienso -mi animal en el horóscopo chino.

Y así entre laralarala y bla bla bla  yo me voy para el lado de las chicas,- que calor ! se me acaba la bebida, lo busco con los ojos , me mira , ya sabe, se acerca ,agarra mi copa y me la trae llena .-Gracias le digo sonriendo.

La noche está pasando y no tengo puta idea que hora es, algunos se sientan, la pareja anfitriona baila , apretados, se los siente  enamorados, se ríen, se los ve felices.

Yo sigo tomando champeta. Kari también se la ve disfrutando. Ese Nico creo que ya debe saber toda mi vida, me siento en una silla , cansada.

Al rato Kari me dice -Mari vamos, ya son cerca de las cuatro, -oh my goodness !!! dije. Saludo, pero no se si saludé a todos y nos vamos.

Llego a casa, Belén me dice que esta todo bien, le pago , me despido, cierro la puerta, me saco los zapatos y me pongo mi remera negra vieja, veo el celular y tengo un mensaje de Nico. Pero miro bien y la que le escribió fui yo, le puse “acá Marisa”. Se ve que intercambiamos teléfonos y yo ni cuenta me di. Su mensaje dice: “Soy el que te sirvió champeta toda la noche.” Me río.

Mientras me saco el maquillaje pienso en la linda noche que pasé, me lavo los dientes y me tiro a la cama, miro el celular, son las cuatro y quince.

Llega otro mensaje de Nico, -“estaré pasando la noche en el auto para no volverme a Quilmes , acordate que te dije que hoy , en un rato, cocinaremos con Ale “algún animal que ahora no recuerdo” a la parrilla, vaca no era.

Le respondo ,no sé porqué , que pase y me de un abrazo. -Estoy en Conde, me dice, en cinco llego.

No pienso mucho, le paso mi dirección , estoy media dormida,  al ratito suena el timbre, le digo que suba, me escondo atrás de la puerta,- ufff , mira como estoy!!! cara lavada, en calzones y remera vieja.Estoy re loca.

El sale del ascensor, se asoma, me mira de arriba abajo, como si hubiera tenido un dejà vù de la Cenicienta , –  soy yo le digo, ya tengo el pijama, estoy despintada, sin tacones, estoy descalza con las piernas blancas y el pelo ya echo un rodete. Me mira, no saca sus ojos de mi.

Entra -Te vine a dar un abrazo- me dice en voz baja. Nos miramos un rato, un buen rato, y me abraza fuerte, apoya su mentón en mi hombro, y lo siento, lo abrazo fuerte también. -Me pareció muy dulce que me dijeras que querías un abrazo, me susurra al oído. Así nos quedamos no sé cuánto tiempo.

-Vamos a la cama -le dije. Nos besamos y ahí sentí que entré en efervescencia. Mariposas no son , entro a otra dimensión nos tocamos y nos besamos, es loco, profundo , no se cómo describirlo . Momentos que me entrego a que Nico haga todo, estoy media borracha, nos bañamos juntos, le hago masajes en la cabeza, pasa el tiempo y ahora  mas despabilada entro en consciencia de que estamos bajo el agua. Salgo de la ducha, veo la hora , seis y treinta !!!!!!. Se viste, le miro el culo firme , me acuesto -Descansá rubia .Se va, cierra la puerta yo me desmayo, y  feliz, me entrego a los brazos de Morfeo con una sonrisa en mi cara.

Hoy es Domingo , -que fiaca, mezclé un poco anoche, pienso mientras me preparo el desayuno. Solo sé una cosa ,mientras voy pasando las hojas del diario sin leer ,ese nombre,Nico, resuena en mi cabeza, quiero saber quién es ese cuarentón, escorpiano, dulce, y atrevido.

Pasan las semanas, y con este chico hablamos por chat muy poco, ambos tratando de hilar aquella noche. Los recuerdos van y vienen, evidentemente como pensaba yo, le conté casi toda mi vida y más y él, muy caballero ,se acuerda de todo. Yo volví a preguntarle a que se dedica, -tenés hijos – si , te conté que tengo dos. -Ahhhh digo yo. Y resultó que yo no le presté casi nada de atención a lo que me dijo aquella noche, pregunté todo de nuevo.

Lo que me llena de curiosidad es lo que sentí ese día. Elevada y entregada al placer de mi cuerpo y de mi mente, dejando recibir amor ,con mi corazón latiendo fuerte, con flores y mariposas en mi estómago que al fin y al cabo aparecieron y con la cabeza en ese ahí y ahora.

En estos días la tengo como un garabato tipo- what happens to my mind!.

Un día ,” champeta”, así queda en la historia su nombre por ahora,  me escribe para arreglar de vernos, le dije que sí. Combinamos un Martes por la tardecita después de su trabajo.

Hoy es Martes y comienzo el día energizada, llevo a los chicos al colegio, hoy se quedan con su papá, hago mi rutina de gimnasio y voy al super. Compré unas costeletas de cerdo y verduras para ensalada, unas tostadas y queso untable. Champeta trae champagne y yo tengo mi vino, postre no porque engorda.

Se acerca la hora , me doy un buen baño, me arreglo, me visto, estoy ansiosa, es la primera vez que nos veremos bajo la luz blanca, ambos cien por ciento en sus cabales, me sale el corazón por la boca.

A las siete me llama para saber si necesito algo,- sí pienso,- un calmante, y helado quiero pero en cambio le digo- tengo todo lo que combinamos, cuando llegues toca timbre y te hago pasar.

Suena el portero, veo a champeta por el visor, le abro, camino por la cocina voy y vengo , me sudan las manos, las tengo heladas, corro al baño para chequear que haya papel higiénico ,me miro al espejo,- Marisa respirá carajo, ya lo viste al chico, me digo en voz alta. Tocan la puerta, quiero gritarrrrrrr!!!

Abro escondida atrás de la puerta como la otra vez, el hace lo mismo se asoma, se rie, me mira de arriba abajo.

-Hola Mari.

-Hola Nico, cómo estas? y nos damos un beso en la mejilla. El deja algunas cosas que trajo sobre la mesada. Me mira. -Traje helado me dice. -Ahhhhhh, ese ahhh largo estirado y  con cara de embobada, y le digo – hace un rato pensaba que estaría bueno comer helado de postre , gracias.-Yo sigo caminando voy al living le grito -pasá, o querés estar en la cocina le pregunto . Vuelvo , agarro lo que trajo lo cambio de lugar, el me sigue con la mirada ,miércoles porqué estoy tan nerviosa?.

Me agarra del brazo, me mira a los ojos, tranquilo, a su ritmo y me dice preguntándome  – Podemos saludarnos como corresponde?

-Sí le contesto, estaba fruncida de los nervios, este chico me hacia sentir excitada, contenta, y no sabia cómo manejarme. Nos besamos lentamente, un rato largo, yo a veces no respiro bien y tengo que hiperventilar pero bueno , respiré para no ahogarme, lo abracé, y nos quedamos así abrazados, apretados. Oía su respiración cerca de mi oreja derecha.

-Porqué estás nerviosa Mari?

-No estoy nerviosa, estoy contenta le digo. Sigo caminando preparando la picada, voy al living ,abro mi cava , saco un vino, vuelvo a la cocina, lo miro. no estoy nerviosa Nico!!!!!

Ya sentados en el sofá, brindamos, cada uno con su copa de vino. Él come, está con hambre.-En un rato cocino ,le digo.

Estuvimos hablando por dos horas; de la vida, de sus cosas, de las mías, de temas profundos y no tanto , de sus caballos, de equitación, de sus pasiones y de las mías, de memoria celular, de biodecodificación, de la fiesta, de esa noche, afff qué noche!.

El vino se acabó.Ya son las 10 de la noche, el tiempo pasa volando.

Me ayuda a levantar las cosas y empezamos a cocinar, y yo sigo caminado de acá para allá.

-Marisa, porque seguís nerviosa?- me pregunta.

-Sabes porqué?. Porque está el chico que me gusta en mi casa y no estoy acostumbrada!!! estoy teniendo un momento de felicidad absoluta.Por eso estoy nerviosa!!!! le grité. Lo veo sonreir. Y si, se me ríe , yo con el paquete de regalo en la cabeza que dice ME GUSTAS CHAMPETA , ME GUSTAS!!!!!!

Èl se acerca y me da ese abrazo de oso, -hablamos mucho – me dice, nos besemos más.

Ahora soy yo la del deja vú de aquella noche. Siento como que nos sale calor por todos lados, es… es, fuerte, hay mucha piel y me entrego a sus besos , largos, sin prisa, lo sigo, vamos a un lindo ritmo, me agarra de las manos, pasa un tiempo hasta que  olemos que las costeletas se estan por quemar, terminamos de cocinar.

Cenamos bebiendo otro rico vino, hoy no quise champagne ni mezclar bebidas, continuamos conversando y besándonos por momentos, comimos helado  que estaba riquísimo, como si hubiera sabido mis gustos. En un momento se me acerca y se sienta encima como montando a su yegua y comenzamos a besarnos ya con más ganas o podría decir más desinhibidos , con mucha pasión, me agarra de las manos , se levanta y me lleva a mi cuarto. Solo está encendida mi lámpara turca que da una luz tenue y a la vez refleja lindos colores.

Sin dejar de tocarnos nos acostamos en la cama, y entre susurros , besos y miradas, nos desvestimos, lo miro, pero lo miro bien, es delgado, pero musculoso, firme,- mi jinete, le digo- veni pa’cá.

No fue solo sexo, no no no, fueron horas de mimos, de contemplarnos, de reírnos, de hacer el amor, no lo sé, solo se que mi corazón sonríe, que me siento en las nubes, que estamos abrazados jadeando, transpirados. Yo sintiendo el placer de su compañía , estoy feliz.

Dormimos abrazados un rato, por suerte mi jinete no ronca. Me doy media vuelta y duermo de lado, el me dice – en un rato te agarro de vuelta. Yo me río, feliz, agotada y me duermo.

Al rato lo siento de nuevo, besándome el cuello , la espalda, el culo, media dormida, media despierta dejo que me penetre así, nos entrelazamos las manos naturalmente , como cuando pensamos lo mismo en un instante y hacemos lo mismo. Hoy nos pasó varias veces pienso. Es él, soy yo, no se nada, solo siento fuego, deseo, nos movemos al unísono, entregándonos a esos placeres exquisitos.

Son las siete, lo miro dormir, le acaricio lo pelos – Jinete, es hora de levantarnos, vamos Nicolituchi arriba, bañate tranquilo, te voy hacer el desayuno. Me besa y asiente con la cabeza.

Me levanto energizada, endorfinada, feliz como una lombriz, preparo café, tostadas , todavía tengo impregnado su perfume. Ya no estoy nerviosa, me río, hay Marisa te estás riendo !!!!!!!!!! No sé si lo veré de nuevo en una semana, dos años o nunca, solo sé que pasé una de las mejores noches de mi vida, inesperada, recíproca, amada, disfrutando cada instante.

Desayunamos juntos un rato en silencio, lo miro , me mira, tomo un sorbo de café, lo miro, el le pone queso a la tostada, me mira nos reímos.

Nos despedimos hasta la próxima.

Me enamoré. Así soy yo, tiendo al todo o nada,- es que Dios mio!!!!!!- me hablo , -no creo haber sentido nada igual !!. Pongo música a todo volumen, hoy es Miércoles y toca limpiar.

Le cuento a mi amiga Kari, ella como siempre se alegra pero también como se ve que me va conociendo bien, me dice,- Tranqui Mari, si tiene que pasar, va a pasar.

Nos vimos una vez más con mi jinete, vino una noche ya muy tarde de un viernes, y al otro día se fue. Y fue otra noche magnífica.

En esos días hablamos bastante, de su próximo viaje, de sus ganas de rearmar su vida, sus hijos , su trabajo ,su estructura, su casa, de sus tiempos, de los míos. Hablamos de esperar un poco, cosa que me rompió el corazón. Pero creo que mi jinete necesita estar solo, necesita este tiempo para él, y yo también estoy en una fase de rearmar a esta Marisa. Lo que yo siento por mi jinete solo yo lo sé, lo tengo en mi corazón por siempre pase lo que pase , a lo mejor èl sintió algo fuerte conmigo y se dio cuenta que aún no está preparado.

La amiga de Kari, tira el tarot y me hizo la carta natal días después. Le pregunté por mi jinete y me dijo que hay posibilidades de reencuentro. Decido enfocarme en mis cosas, lo extraño. Hay cómo lo extraño!.

Noviembre 2017

Recibo un mensaje de Nico que lo está pasando genial, viene fantástico con su inglés, está conociendo mucha gente, es el viaje que soñó hacer siempre y me pone muy feliz por él, yo sigo sola, le cuento de mis hijos, de mis proyectos, de mis fotos, le pido que me mande una selfie , necesito verle. Es un tipo de diez, me siento feliz de verdad por él.

Ya se acercan las fiestas, ando loca este mes, con las pruebas de los chicos, termina el año y la gente se desespera ya no tiene paciencia , hace mucho calor y la humedad te deja los rulos en la nuca. Pasaré Navidad en mi casa, me gusta decorar la casa, hacer galletas de ginger con los chicos y tal vez venga mi hermana de Miramar.

31 de Diciembre de 2017

Último día del año, hoy estoy con los peques hasta medio día, después pienso tirarme al sol un rato, descansar, porque esta noche voy a casa de la amiga de Kari, yo le digo la madrina, ella que ese día me recibió en su casa con mucha calidez , que sabe mi historia con mi jinete, me invita a pasar en su casa la última noche del año y recibir el nuevo con su familia, la manada, como dice ella y sus amigos.

De Nico no supe más nada, decido escribirle y desearle un muy buen comienzo de año, lo siento mi amigo y lo quiero con el alma. A las nueve de la noche me responde que gracias, que espera los mismos deseos para mí, que ya vamos a vernos pronto, me quiere contar de su viaje y que compartamos un champagne. Me pone contenta. Mari…. sé sincera , te explota el corazón de felicidad !!!!! Me tiro en la cama con una sonrisa de oreja a oreja, y grito ME ESCRIBIÓ MI JINETE HURRA!.

Esa noche es la primera vez que paso año nuevo sola, sin la familia, y amigos cercanos, pero estoy bien, hoy estaré con esta hermosa familia y quien sabe conozca alguien interesante para conversar.

Me pongo mi vestido blanco, este año estoy mas delgada y siempre quise ponerme un lindo vestido blanco , sandalias verde esmeralda, mi color preferido, me recojo el  cabello, hay una humedad de la mierda, y me coloco unos aretes largos, me afinan la cara, y me gustan.

Llevo una ensalada, bebidas, un regalo para la madrina, unos dulces para el postre, saludo a los invitados, algunas caras conocidas hay, otras no. Reconozco a lo lejos al mesero ese que estuvo en esa primera fiesta en esa casa. Lo saludo y le pido una copa. Esta vez sin timidez.

Como siempre los anfitriones son una maravilla y la paso genial, cenamos rico, bailamos, y a las doce de la noche brindamos entre todos por un 2018  lleno de lindas experiencias, voy saludando, pienso en mis hijos, en mis hermanos, mis sobrinos, mis padres, saludo a los pequeños y al volver a salir para ver si hay fuegos artificiales, me tocan el hombro y me susurran al oído. – Hola , soy Nico el que te va a servir champagne toda la noche.

Me di la vuelta con rapidez y lo abracé, lo abracé tan fuerte que no podía respirar .- Nico -le dije, -jinete, no esperaba verte. Te veo genial, me alegra mucho verte bien. Mi corazón iba al galope, estaba muy emocionada tratando de que no me salgan lágrimas de felicidad. -No vas a llorar ojitos verdes , me dice, yo sonrío.

-Mari Feliz año nuevo, hoy comienza una nueva etapa para mi y quiero verte, quiero sentirte otra vez.

-Nicolituchi, ahora si lloraba como marrana, feliz año mi cielo , acá estoy , me acerqué a el, y nos besamos como esa primera vez. Siempre soñé poder comenzar un año nuevo con el hombre que elegiría, con ese que me haría crecer, con ese que tendría piel. Con vos Nico.

1 de Enero de 2018

Abro los ojos. Miro la hora , es la una de la tarde, veo a mi lado a mi jinete durmiendo plácidamente.

Hoy está conmigo .