Café con amigas

Estoy de pie en la esquina de Scalabrini Ortiz y Paraguay esperando que la señal del semáforo me de el ok para cruzar la calle. Hoy es Jueves, no recuerdo el día, pero estamos en el mes de Octubre.
Salgo de la tercera consulta médica ya cansada, movilizada y con apetito, sigo caminando buscando un bar donde sentarme a tomar algo fresco .
Mientras espero mi refresco y mi almuerzo escucho hablar a tres amigas, todas ellas de unos setenta y pico . Antonia y Alba vestidas con calzas de gimnasia recién llegaban de la clase de cha cha chá y pidieron ensalada de frutas ;al rato llegó Susana, parece que era su cumpleaños ya que no paraba de responder el teléfono y de decir “Gracias por acordarte de esta vieja” y pidió café ya que madrugó porque la llamó por teléfono el hijo de Italia bien temprano, aquél que se casó con Miriam ,hija de la contadora del barrio.
Al escuchar su historias, muy divertidas por cierto, me vi con esa edad y mi grupo de amigas preguntándome de qué cosas conversaríamos.
Antonia contaba que su ex marido Rolando esta de novio con una señora que baila tango, cuando Susana interrumpía y le decía: Tu ex marido siempre tuvo buen ojo para la milonga, se acuerdan cómo bailábamos en el barrio?
-Era tango de barrio decía Alba, yo salía con Roberto y cómo chupábamos! y se reían a carcajadas.
Al rato, mientras yo me deleitaba con la comida, cuentan la historia de María que quedó viuda hace poco pero que ya tenía a Rodolfo que le arrastra el ala. Rodolfo aparentemente fue el primer marido de María, él siempre siguió enamorado de ella , vaya a saber que pasará decía Susana… “María necesita alguien más joven y divertido, ese Rodolfo ya la hizo sufrir.”
Y así fui escuchando historias, risas, momentos, experiencias .
Historias ajenas , historias de mujeres.
Pedí la cuenta al mesero, ya con una sonrisa, con la panza llena y tranquila.
Todo pasa pensé.

 

2 comments