Día de spa.

Es lindo recibir un mimo. Están de acuerdo?

Para mi cumpleaños me regalaron un voucher para hacerme un masaje y poder relajarme con las distintas propuestas que ofrece el spa de este reconocido hotel de Buenos Aires.

No es frecuente poder darse este tipo de mimos. Este domingo es el día de la madre en Argentina así que lo tomo como un día de relax para mi bienestar y porque como mujer merezco tener estos espacios.

La mañana primaveral comienza media gris y fresca, con el bolso ya al hombro me voy al hotel.

El mismo se encuentra en Recoleta, un barrio que aún no he podido recorrerlo a pie.

Al entrar me dirijo al mostrador de la recepción, el área es grande, con una alfombra color rubí y tonos dorados en la decoración. Detrás mío escucho voces de hombres hablando en Inglés donde uno de ellos explicaba cómo llegar a un centro comercial al aire libre que está por el barrio de Palermo.

Después que el concierge me explicó cómo llegar a la zona del spa, voy hacia donde están los elevadores, en el camino veo un bar muy bien abastecido, algunas mesas y sillas donde, en una de ellas, una pareja bebe cerveza.Veo el reloj , son las nueve y cuarenta y cinto de la mañana.

Entro al ascensor y automáticamente tengo un déjà vu. Me transporto a un hotel en Bangkok que por dentro era muy parecido en estilo con este, que tiene unas manijas doradas y piso de mosaico con las siglas del hotel grabadas.

Bajo al subsuelo y me encuentro con un laberinto sinuoso, sigo los letreros, subo unos escalones de madera oscura y un espacio iluminado, blanco, de aspecto limpio y con un bello jardín de invierno me dan la bienvenida al spa.

Cuadros con colores pasteles, música suave, una mesa con agua saborizada con pomelo, latas de gaseosas, un bol de frutas y una tetera.

Escucho que la recepcionista me da los buenos días.

Cotejamos los horarios para el almuerzo y el masaje y me muestra las instalaciones que puedo usar.

Decido en primer lugar hacer mi rutina de ejercicio, según la planilla hoy me toca una hora de bicicleta. Cuando me pongo las pilas soy disciplinada y tengo una meta entre ceja y ceja.

Ya vestida con calzas y remera dry fit, agua, auriculares y mi telefono entro al gimnasio.

Había solo un hombre, de esos que uno ve en las revistas de moda, o en esas propagandas de perfumes.

Él me dice-Good morning, yo sonrío y le digo -Morning! pero mi cabeza dice- hola papasito hermoso!

Hay dos bicicletas del modelo que yo buscaba, en una está el adonis en otra yo, ambos sudamos a la par una hora sentados, ambos escuchando el sonido de una música y mirando las noticias en la pantalla del equipo. Cada uno con sus pensamientos.

Me siento contenta, me encanta hacer ejercicio, uno se siente endorfinada!. Bebo agua, alongo y me voy a dar una ducha.

Ya desnuda,con una toalla en la mano y dos vasos de agua entro al sauna húmedo, me recuesto, me voy relajando de a poco.Cierro los ojos y allí me quedo un buen rato.

Cuando siento que ya estoy echa agua, me siento y salgo a meterme en la ducha escocesa, esa que sale agua por todos lados como chorros.Es genial; necesitaba esa agua templada y sentir los chorros como una buena sacudida.

Ya se acerca el horario para almorzar, después de mi tercera ducha del día me visto.No me pongo la bata porque vieron que en pocos lugares son grandes y yo que tengo mis caderas me quedaba media abierta.Bueno, por eso me traje mi vestidito.

El almuerzo lo elegí bien saludable seguido de un rico té de jengibre.Me hizo pensar en vos Lore.

Como aún tengo más de media hora para el masaje me voy a sentar en unas poltronas en la zona del jacuzzi.

Al rato meto los pies en un circuito de piedras calientes y frías y finalmente al jacuzzi, que delicia -pienso.

Amo el agua, ya saben es mi medio.Me entrego al placer del disfrute.Cierro los ojos, y como una membrana permeable,recibo sensaciones.

A las dos y cinco Marcelo, un terapeutade ojos azul profundo,me llama para el masaje donde la sala huele a cítricos.

Ya estoy entrando en ese relax zen que llamo yo; porque como soy tan acelerada me cuesta bajar los decibeles.

El masaje es fantástico, descontracturante, no sólo de músculos sino también del inconsciente.

Agradezco a la vida y a mis amigas por este lindo regalo, una experiencia de placer. Qué mejor!.

Decido pasear por las calles de Recoleta, miro las boutiques exclusivas, observo la gente caminar, miro hacia arriba para ver los techos de algunos edificios,muchos de ellos, con un valor arquitectónico muy valioso como la librería El Ateneo Splendid que es una maravilla. Otros de estilo francés fruto de su pasado aristocrático, hay elegantes bloques de departamentos,antiguas mansiones convertidas algunas en embajadas y hoteles de lujo.

En este barrio hay una gran actividad cultural protagonizada por el Museo Nacional de Bellas Artes,la Biblioteca Nacional y el centro cultural Recoleta. Los fines de semana hay una gran feria de artesanías en Plaza Francia.

Son las seis de la tarde, voy a lo de mi amiga Stella a charlar un poco y de paso busco a mi hijo.

Cómo no escribir sobre este día.

Buen fin de semana para todos y para las madres un feliz día especial porque yo considero que son todos los días nuestro día.

Ojalá puedan darse un mimo un día de estos.

Me llama Ste, apuro el paso y truqui truqui como dice ella.

 

 

fullsizeoutput_441IMG_9890

Marina.