A mí

Hoy es sábado y mientras estás desayunando tu batido de proteínas, escuchas esta música bella que tu amigo ¨Borges¨, como le dices tú, te recomendó.

Sentada en tu mesa del living observándote cómo miras hacia el ventanal, quería decirte que vas por buen camino, no te enfades tanto que te vas a enfermar, ten paciencia, ya sabías que el costo sería alto pero es lo que elegiste.

Sé que estás muy contenta con esa decisión, que hay días buenos y malos, que empezar de nuevo no es fácil. Has hecho mucho y estás logrando nuevas cosas, es un año fenomenal, o no?

Yo se que sí y tú también lo sabes.

Ya me dijiste que te pesa la soledad, la incertidumbre del mañana y que extrañas con el alma a todas esas grandes amigas que tienes desparramadas por el mundo. Es como estar con ellas pero al mismo tiempo no tenerlas, es el saber que está todo encaminado pero aún no pisas en terreno firme.

Todo llega, esa frase que te embola escuchar, tan cliché pero a la vez tan real. Tu editor también te dice que trates de estar serena. Sé que necesitas tener el control de tus cosas prácticas como le llamas tú.

Querida mía, estás soltando cosas negativas y sabes que te estás dando la oportunidad para creer que puedes.  Y está pudiendo.

Las puertas se están abriendo. Te sientes más fuerte, te esfuerzas en conseguir lo que quieres lograr y no te olvides de divertirte y reir.

Como dice un Proverbio Mahorí

Ponte de frente al sol y las sombras quedarán detrás de ti.

Te quiero y deja ya de poner esa cara de nostálgica, levanta el culo de la silla y muévete  que hoy tienes que correr 6km.