LA MUJER

Para mí, la mujer es un ser vivo extraordinario, al igual que un hombre, un niño, un animal y así sucesivamente.

Hoy escribo sobre nosotras. Sobre mí también.

Yo disfruto de serlo, aunque a veces me gustaría saber cómo se siente ser hombre.

No tener problemas con las hormonas, que no te llegue la regla, no usar sostén, ver las cosas desde otra visión, tener pene y pelotas y hasta de ver cómo se experimenta tener un orgasmo masculino.

 

Pienso que todas renegamos un poco por ser mujer pero nos seduce al mismo tiempo. Nos encanta poder usar tacones que nos estilicen las piernas, sentirnos sexy, comer sin culpa, llorar por  amores no correspondidos, decir que no tenemos tiempo para nada y al mismo tiempo hacer malabares para barajar la rutina diaria. Juntarnos con amigas y reírnos a carcajadas, cambiarnos el color del pelo cuando nos plazca, echarle la culpa a la menstruación si estamos de mala leche.

Amamos el chusmerío, admiramos a otras mujeres . Creamos reglas y las rompemos, podemos jugar a vivir diferentes roles, salir airosas de discusiones, llevar un bolso de mano con miles de item que muchas veces no usamos. Sabemos que con un pinta labios rojo nos comemos el mundo. Solemos tener visión del todo y no sólo de una parte. Queremos salir bonitas en la foto, elegimos quién queremos ser.

Enorgullecernos del lado lúdico del feminismo.

Porque nó, no somos unas señoras amargadas con el ceño permanentemente fruncido. De hecho, nos compadecemos de quienes piensan que somos así. Comprometernos en una causa común ha hecho que conozcamos a gente nueva, que hagamos amigas con las que compartimos ideales.

Al menos a mí, también me gusta que me digan piropos en la calle. Ser notada cuando entro a una fiesta, emocionarme cuando veo una telenovela, regalarme mimos, ir a la peluquería, tener la manicure prolija, recibir un abrazo de oso y más si es de mis hijos.Me gusta a mis casi cuarenta años, sentir que hay experiencias que me emponderan como persona y otras que han sido una cagada, reinventarlas para que la cuenta de positivo.

Soy una mujer madura que trata de encontrar el balance, a veces insegura sobre los tacones altos, otras, trayendo vida, sonrisas y color, libertad y Amor.