La liberté de choix

La libertad, ser libre, la liberté . Palabra que viene a mi cabeza en estos días. A veces viene por partes, por vocales o como concepto entero. Viene como oleadas de esperanza, por momentos de vértigo, de futuro, de deseos profundos,de libertad de acción.

Y yo aquí me encuentro, sentada en la mesa de living con mate en mano, escuchando música con ganas de hilvanar palabras y crear un texto.

Minuciosamente empapándome con esta palabra que hoy me toca muy de cerca, que vengo deseando desde hace mucho tiempo.

Hace un tiempo que vengo queriendo lograr L I B E R T AD  y me pregunto una y otra vez qué sería para mí llegar a vivir ese momento.

Sabemos que la libertad es la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona. Creo que siempre la tuve y la tengo, sin embargo, en un momento de mi vida me dejé estar, abandoné o más bien puse a un costado mis sueños, mis proyectos para acompañar otros.

Pasar un proceso de separación entre muchas cosas significa para mi poder lograr un estado de libertad, de tomar rienda a mis deseos, a mis metas, aprender a tomar decisiones por mi misma, sentir ese vértigo que hablaba al principio, encontrarme conmigo misma, convivir con la soledad y en mi caso lograr la tan ansiada independencia. Es un proceso doloroso y muy difícil que no recomiendo a nadie pero si se toma la decisión hay que poder transitarlo como uno pueda. Cuando creí que el mundo se acabaría salió una mujer dentro de mí  hasta ese momento desconocida, dispuesta a mudarse de país, irse y comenzar una nueva aventura.

A mis hijos, quiero decirles que si salí de ese momento de tristeza, de confusión, amargura y desolación fue por ellos. Saber que estaban ahí, me hizo más fuerte, hizo que decidiera salir adelante.

A él decirle Gracias porque fueron 10 años de aprendizaje, gracias por ser buen padre por amar a tus hijos, por amarme como lo hiciste a tu manera, por tantísimos momentos compartidos.

Hoy estoy a días de firmar el acuerdo de divorcio y la palabra independencia me hace ruido porque conjuntamente con la palabra libertad y ésta foto que les comparto que vengo guardando desde hace meses para este momento hacen ver exactamente cómo me siento , como un momento de     L I B E R A C I Ó N      de esta chica que escribe.

Comprendo a todas aquellas mujeres que decían que firmar un papel no era lo mismo que separarte. ¡Ese maldito papel, hasta ahora se qué tan importante es!.

Y me digo a mí misma -Esa independencia para qué si nosotros dependemos de todo , del aire, del agua, de amigos que nos escuchan, del amor de mis hijos, del dinero, de tantas cosas….. entonces?

En realidad SIENTO que no es indepedencia lo que quiero. Poder tomar esa palabra libertad como tal  y hacerme cargo de las consecuencias de lo que elija, es ser autónoma en realidad. Siento que la libertad pura sin limitaciones es una utopía.

Solo quiero tener la fortaleza para que lo que elija en el futuro para mis hijos y para mí sea con la conciencia tranquila, en paz, vivir con amor y sí… creo que la palabra no es libertad, la palabra que me identifica hoy después de este proceso es Je me sens libérée!

 HOY ME SIENTO LIBERADA

fullsizeoutput_d86.jpeg