Mónica

COMODORO RIVADAVIA
Me llamo Mónica, tengo 56 años y a mis 13 años me enamoré de un amigo de mi papá.
 Él tenía 19 años.
Un día de invierno en mi Comodoro Rivadavia natal me animé a contarle lo que sentía.
En ese momento él estaba saliendo con una prima mía y lo que más recuerdo son sus palabras: -“Me gustas, pero sos muy chica”!.
Unos días mas tarde nos dimos el primer beso, ése que queda en la memoria emotiva de todo el cuerpo, el que llega hasta los huesos. Con muchas idas y vueltas, permisos de mis padres, castigos hasta corporales,  gracias a la ayuda de mi abuela materna de por medio nos vimos  en Capital Federal a mis 14 años.
Ay Buenos Aires querido, cuántos recuerdos!.
Nos casamos en el año 1978 a pocos días de cumplir yo los 16 años y faltando cuarenta días para que naciera nuestro hijo.
Tuvimos 5 hijos; cuatro varones y una nena. Fui feliz,  pero también  maltratada y ninguneada por él. Lo amaba de tal manera que no me daba cuenta.
Cuando escribo ésto aún se me dibuja una sonrisa en el alma y en el corazón. No me arrepiento.
RIO NEGRO
Al tiempo nos mudamos a Rio Negro, allí tuvimos dos varones más. Los siete niños eran mi dicha, mi marido trabajaba y nosotros lo acompañábamos. Los días transcurrían con sus vaivenes, mis hijos iban creciendo, sé que los mayores sufrían cuando él me maltrataba.
Al nacer nuestro último hijo, estuvimos los dos muy graves.
Paradoja del destino, exactamente al año mi esposo y uno de nuestros hijos de 13 años fallecen en un accidente. Mi segundo de 16 años, vio morir a su padre y a su hermano.
 Tengo este recuerdo de una época difícil, pasamos por accidentes, vicios, mi hijo Alejandro con cáncer y así un sinfín de situaciones.

Estuvimos 21 años juntos con mi marido, a los 32 enviudé, es como si mi vida hubiese sido al revés en la línea del tiempo – dice ella.

HOY
Mi refugio siempre fue la lectura y con ella la fantasía que me he armado en mi cabeza, eso de vivir mi propio cuento, como la película La Vida Es Bella.
Hoy escribo, leo, sueño despierta para darle una vuelta de tuerca a todo. Voy a ver recitales o al teatro y si son gratuitos mejor.
A mis hijos menores cuando eran adolescentes los llevaba a todas las bandas de rock posible, no tengo más capital que lindos recuerdos para ellos. Hoy, junto los pesos para regalarles a mis nietos cultura, libros, música … libertad.
Lloro a mi hijo muerto, tengo 14 nietos, mi hijo mayor tiene 40 años y por tercera vez ha sido operado de cáncer. Gracias a la vida está saliendo adelante. Tengo una hija alcohólica con la que no puedo conectar, ella tiene 4 hijos.
Mi segundo y tercer hijos están solos,  mi quinto hijo es el EQUILIBRIO. El más chico pierde un hijo también y éste dolor, es para toda la vida.
TODOS TRABAJAN Y TIENEN VIVIENDA.
En estos días tengo la historia de Mónica , de mucho drama, de pérdidas repetidas, de inefable dolor. Rescato que pudo poner en palabras su historia y que me la haya compartido y que aún con su alma rota sigue en pie.
Su motor y su  fortaleza fue el amor.
Gracias Mónica!.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s