Beijing

2014

Pienso en Beijing y viene a mi cabeza las palabras: grande, enorme, mucha gente y contaminada. Después pienso un poco más y voy recordando poco a poco. Viajé para la época de mi cumpleaños, verano en aquella parte del planeta tierra. El vuelo relativamente corto ya que iba desde la misma Asia.

Después de chequearme en el hotel, salí a caminar por los alrededores, estaba en la zona de Wangfujing donde se encuentra el mercado callejero de comida exótica le llamaría yo, ese lugar donde comí un escorpión crocante con los ojos cerrados. Si bien la variedad de comida en China es bien amplia, considero que este mercado es bien turístico solo para mostrar lo raro, porque los locales compraban las cosas ¨normales¨. Allí se ven caballitos de mar, orugas, arañas, grillos y así una variedad de insectos  puestos al aire libre en los chiringuitos de las calles. Es pintoresco y vale el tiempo para visitarlo.

Otro día fuí a la segunda plaza más grande del mundo ( la primera creo que es la de Yakarta en Indonesia), para acceder a ella, hay varios controles policiales y fue lugar de varias protestas a lo largo de los años. En el medio se encuentra el mausoleo del primer líder de la República Popular de china Mao Zedong. Es la plaza Tiananmen que fue diseñada por la dinastía Ming. Al frente se encuentra el Palacio Imperial o más conocida  como Ciudad Prohibida. Recuerdan la película? Bueno al entrar fue como estar en la misma, igualita. El objetivo era disponer una amplio espacio donde las multitudes pudieran asistir a las ceremonias de consagración de los emperadores. Es impresionante, pensar que allí vivieron emperadores de las dos dinastías chinas!.

Otro lugar MUST GO es la Muralla China. Tomamos un tour que nos llevó hasta allí, son como 70 a 90 km desde Pekín. Son miles de kilómetros de montañas, desierto y llanura. La muralla tiene varias secciones, yo fui a la de Mutianyu que es montañosa, la de Badaling también es popular. Subí una parte por escaleras y otra por teleférico. Es imponente, y caminar por ese camino sinuoso, de subidas y bajadas, por zonas en ruinas vale el tiempo. Y uno piensa en los mongoles que pasaron por allí hace sentir que estás en un lugar con tanta historia!. Por algo es una de las siete maravillas del mundo. Desde arriba hay un tobogán que vas hasta abajo de la muralla.

Otro lugar interesante son los Hutongs. Además de las grandes avenidas y rascacielos que vemos en Pekín, los antiguos barrios tradicionales son otro paseo interesante. Caminar por los hutongs o barrios de casas bajas es andar por calles estrechas, callejones laberínticos que llegas a perderte. Se ven muros sin ventana o puertas sumamente decoradas , esto refleja el status social de la familia,  donde por dentro están lo que llaman ¨los patios¨ donde desembocan, las casas. Es normal que vivan dos o tres familias en una misma casa.

El distrito de Arte de china es descomunal, inmenso, hermoso. Está alejado de la ciudad y se encuentra ubicado como en una zona de fábrica abandonada. Es como un barrio donde hay negocios a la calle con tiendas de pinturas ,esculturas, arte en general por donde mires. Mezcla de edificios históricos con arte contemporáneo, callecitas donde ves puertas con pasillos largos y al final gente pintando o haciendo esculturas gigantes. Bares temáticos y restaurantes. Allí me compré un plato redondo de cerámica que amo y que recorrí todo China y Japón con eso en la mano en cada vuelo para que no se me rompa. A Buenos Aires llegó intacto. Se llama 798 el Distrito de ARTE.

Sigo recordando y hay tanto para contar. Estuve 7 días porque realmente hay muchos lugares súper interesantes para recorrer. De allí seguí para Xi’An, Shangai, y Suzhou que es como la Venecia China que ya les contaré en otros relatos.

Sigo por el Palacio de Verano. Era el jardín imperial de varias dinastías, allí iban a pasar el tiempo los emperadores  para escapar de la Ciudad Prohibida en los calurosos veranos.  Elegí llegar el palacio en una barcaza atravesando el lago Kunming  que domina gran parte de las hectáreas de todo el palacio. Como fui un día sábado vi muchas familias que llegan de los alrededores y hacen sus prácticas matinales de deporte como el Tai Chi, juego de cartas, yoga. Mucha gente de la tercera edad se ve en casi todas las plazas , parques, espacios verdes haciendo actividad física. Valoran mucho el tema de salud ya que es muy costosa. El Palacio lleva tiempo, pero hay jardines, espacios que recrean calles comerciales de la época, la torre del Buda donde se suben varias escaleras empinadas y tiene una vista exquisita.

Recuerdo que después de toda esa caminata nos metimos en un lugar a comer, bien típico, no sabíamos qué pedir. Me paré y me acerqué a otras mesas y a la mesera le iba señalando lo que quería, lo único familiar fue ver los dumplings. No existían los cubiertos, piensen que ya de bebés les enseñan a comer con palitos.

A nivel comercial el mercado de la Seda es interesante también. Allí en ese predio de 5 pisos se encuentran las imitaciones de marcas de ropa, calzados, carteras y negocios de souvenirs entre tantas cosas. Te agarra como una locura, me río yo misma mientras escribo, porque daba la sensación de querer estar en todos los pisos a la vez. Lo que sí es un infierno es a la hora de regatear. Pasa en todos los mercados del mundo, y en este tipo de sitios comerciales. Paciencia !.

Otro lugar hermoso fue el Templo del Cielo o Tian Tian que es un lugar sagrado donde en la dinastía Ming hacían ofrendas y agradecen al cielo por los frutos obtenidos. El edificio se encuentra en buen estado y en los jardines de alrededor claramente de nuevo los ciudadanos más mayores juegan, bailan, hacen volar un montón de barriletes.

Por afuera pude ver la Villa Olímpica, la Torre de Televisión que es un edificio moderno con dos grandes columnas, como una M gigante.

En uno de los hutongs más importante se encuentra la Torre del Tambor y de la Campana, estuvo bueno. En el pasado estos tambores sonaban para marcar las horas del día, y la gran campana gigante marcaba el horario de las 7 de la tarde. Allí arriba, digo así porque hay que subir muchos escalones empinados suelen hacer actuaciones de expertos tocando el tambor.

También fui al Museo de la Capital de Pekín, allí vi el arte chino a través de los años, no fue gran cosa pero interesante, sumó.

Y por último les cuento sobre el Templo de los Lamas. Es el templo budista tibetano más importante que existe fuera del Tíbet. Es increíble ver los edificios con techos dorados, y cerca del Buda, quemadores de inciensos donde los fieles van colocando varillas y el olor es penetrante. Hoy es un refugio espiritual.

Allí viajé con mis hijos que en ese entonces tenían 4 y 6 años. No es fácil viajar con niños pequeños pero es posible. En mi caso fue una oportunidad de viajar por ese país que después no se si la tendré. Tal vez ellos puedan hacerlo de grandes nuevamente.

Hasta el próximo encuentro!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.