Bordeline

Te respondí tantísimas veces – Yo sé o yo lo sabía que recién  ahora  lo entiendo querido amigo, mi no editor. En esta construcción consciente de mí ¿Quién soy? donde por primera vez puedo presentarme diciendo Yo soy y reflexionado sobre esta palabra que no la tenía en mi vocabulario por conceptos erróneos, en este instante puedo desmenuzar estas tres letras que conforman la consciencia de la propia identidad.

Dicen que hay que domarlo, que para ser feliz no lo necesitamos, que tenemos que despojarnos poco a poco como cuando uno va sacando cada pétalo de una flor de margarita.

Hay una frase de Osho que lo sintetiza perfecto en mi opinión y en base a ésta les contaré el tesoro que descubrí al bucear en mi interior. Dice así:

“ Si una persona conoce su propio valor no tiene que preocuparse por lo que piensan los demás, por eso es importante conocerse, porque solo el ego es el que depende de las opiniones de los otros. El ego tiene que transar para quedar bien, pero el verdadero ser no”. 

 En las profundidades de mi ser pensaba que la autoestima tenía que ver con el ego. Siempre sentí confusión. Ahora veo que una de las cosas que bloquean el crecimiento es no saber qué tipo de ego está en nuestra personalidad. ¿Qué tipo de ego tengo?

El que le gusta llamar la atención o el sabelotodo que quiere tener siempre la razón, que no tiene nada que ver con el egocéntrico que quiere ser el centro de atención, el sabelotodo también independientemente que sea o no el centro de atención quiere tener respuestas para todo. El competitivo o el silencioso que maquina mucho y emite juicios de los demás. O será el que necesita que su ego sea alimentado de reconocimiento y admirado por lo que hace o dice.

Buceando encontré que pensaba que no era egocéntrica, y todo lo contrario, pienso que vengo transitando por la vida con un ego borderline, a veces actuando para ser reconocida por los demás porque como dice siempre Cari todos queremos ser queridos y recibir cariño y muchos egos dependen de la situación donde nos encontramos. Otras tantas el ego competitivo.

El ego se siente atacado, cuestionado, ofendido y pretende tener la razón.

El tesoro que encontré es una gran flor de persona que es empática, que aún tiene dificultad para aceptar críticas, que sabe que todos somos diferentes, que es una facilitadora de herramientas para los demás, una gran dadora, que como un diamante en bruto, va alineando las aristas para equilibrar las cosas que da a los demás con lo bello que tiene dentro para sí misma. Encontré bajo mi piel, pasando las capas de esta obesidad que me envuelve, muy en el fondo navegando las aguas de mi ser, a la palabra VALOR, y será en un proceso a mediano plazo que mi verdadero ser podrá domar ese borde entre el hacer para quedar bien o para estar en paz. El autoconocimiento, el valor propio es mi gran tesoro hoy.

Para mi, desmenuzar la palabra EGO sería trabajar en la E de emociones, la G de gratitud y la O de observadora de mis acciones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s