Domingo 6 de Enero

Primer Domingo del año 2019, estoy con la mente en blanco para escribir, sin embargo, mentalmente estuve haciendo diálogos e imaginándome historias. Hasta hablo sola repitiendo alguna frase, mis hijos no están, pero se ríen cuando hablo sola relatando una historia, ellos se miran, ya me conocen.

Fue un año tan movilizante, tan activo, tan productivo hasta el último día, muy intenso y positivo. Ojo,  estoy muy feliz, por eso que en la noche del 31 escribí las cosas o situaciones por las que estaba agradecida.

Aunque esta primera semana parece como en cámara lenta, algunas tareas ya fueron realizadas, mis proyectos presentes, algunos procesos comienzan semana próxima, y yo me siento desenchufada, poco inspirada y ni el café me energiza. ¿Acaso el cansancio corporal se manifestó? Necesitaba parar de hacer, de pensar, leí, estudio, hablo con mi gata Frida, mi compañera. Casi no salgo de casa, paso por momentos de aburrimiento total, duermo, hago gym, vuelvo a mi casa, abro la computadora, página en blanco, el cursor titila y yo sigo de largo.

Cumplí 3 años y medio viviendo aquí, logré avanzar y asentarnos como familia. Es una elección que tiene sus costos. Es una bella ciudad que se encuentra tan llena de gente pero se siente muy vacía ya que mi historia en este lugar recién estoy pudiendo contarla. No tiene pasado, no tiene familia, pocas amistades que valen la alegría de tenerlas, es sólo el presente, el día a día que voy construyendo para encastrar nuevamente en esta sociedad, en este idioma, en este barrio, en este país.

Estoy enfocada en mi objetivo principal de este año. Hoy es momento de STOP, dejar que mi cuerpo y mi mente vuelen, disfrutar las vacaciones que todo lo demás tendrá su momento ya en la agenda.

Hoy dejé mis zapatos en el balcón, no hubo regalos, luego recordé que los Reyes no existen. Dejó de llover, una brisa leve se cuela en donde estoy sentada. Se escucha los Red Hot Chili Peppers, Californication.


Autor: Historias Contadas por Mujeres

Mi nombre es Marina Salati. Soy oriunda de Córdoba, Argentina. Elegí estar en diferentes ciudades y países, hacer y deshacer valijas durante 20 años. Esto me permitió aprender diferentes idiomas (Portugués, Ruso, Inglés), conocer la esencia de distintos países a través de la gente y sus culturas. Conozco lo que implica expatriarse una y otra vez. Cada proceso de expatriación fue complejo, no sólo para mí sino para toda mi familia. ​ Mi proyecto Outlanders Life nace de mi deseo de ayudar a otras personas para que sus experiencias de transición de un país a otro sean fluidas. Disfruto colaborar en la gestión de las emociones que atraviesa el expatriado y su familia como así también en su proceso de inmersión cultural y social.

Un comentario en “Domingo 6 de Enero”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s