Te veo

Lejano pero todavía puedo sentir ese olor.

Aún recuerdo lo que sienten mis pies al pisar.

Es justo donde siento que pertenezco.

Estoy cerca pero no allí.

Lo nombro al decir mi nombre.

Puedo barrenar, nadar, visualizar,pensar, descansar y soñar.

Allí rejuvenezco.

Allí, en el MAR.

 

 

Anette

Anette despertó aquella mañana nuevamente con esa extraña sensación. Se levantó de la cama y aún con los ojos semi cerrados se dirigió a la cocina. Estaba orgullosa de los cambios que hizo en su casa después que Andrés se fue aquella mañana del 2 de Septiembre. Estuvieron en pareja por cinco años, él director renombrado de una reconocida clínica, cirujano, especialista en manos, sumamente meticuloso le gustaba tener todos los muebles blancos, pulcros, e inmaculados. Él mismo se ocupaba de la limpieza y solían discutir por eso ya que Anette era sumamente desordenada.

Dos meses después de dejarse con Mr Impoluto como ella le decía , decidió renovar la casa. Así fue, que un día que tenia licencia en la clínica, se dirigió a la casa de Don Ernesto, la ferretería del barrio. Compró pintura de color verde, pinceles, agua ras, pagó la cuenta y se sintió, después de mucho tiempo con esa extraña sensación. Al salir de la ferretería se subió a su Ford Ka rojo, su Ferrari roja como le decía ella y fue camino al bazar . Se sentía feliz. Compró estanterías y electrodomésticos nuevos y una máquina de café último modelo. Mr Impoluto no la dejaba tomar café.

-Ah suspiró, mira lo que has logrado Anette,- se dijo en voz alta. Miró la cocina que estaba ahora pintada de color verde, con muebles color marfil, electrodomésticos de colores, plantas en la ventana, y como desde hace un año la mesada de la cocina super desordenada. Anette bebió deprisa su taza de café y pensó que debería llamar a Estela. Por el contrario, se vistió con su ambo color verde, le dio de comer a Theo su gato y se fue .

Estela estaba como siempre ocupada . Anette la llamó aquella tarde., pero saltó el comunicador. -Hola , te comunicaste con el teléfono de Estela, en este momento no puedo atenderte estoy en plena campaña así que pues te llamaré luego. Así era Estela, -pensó Anette. Al salir de la clínica ya cansada, después de un día con varios casos de urgencias, caminando hacia su Ferrari roja vio a un grupo de enfermeras hablando de lo terrible que habia sido el caso del pequeño Tomás, este niño había tenido triple fractura en las piernas y hematomas por todo el cuerpo. – Suspiró con un poco de alivio al pensar que Tomás estuvo en buenas manos. El equipo de cirujanos del Hospital Arismendi era de lo mejor. Iba buscando las llaves del carro en su bolso verde cuando se tropezó con Rodrigo.

-Hola pequeña! – así la llamaba él. Anette desde chica fue muy petisa y flaquita, de cabello color claro, ojos marrones yese flequillo que no dejaba ver sus pequeños ojos.

-Hola Rodrigo, como estás? Tanto tiempo!, -exclamó. Recuerdo que te vi en la fiesta de cumpleaños de Estela el verano pasado. -Sí, supe que te separaste de Andrés y luego no te vi más. Vengo a ver a un amigo que lo han operado y luego sigo, ya sabes, trabajando con Estela uno no tiene mucho tiempo libre. Estamos en plena campaña de la nueva colección, Imagínate!. -La he llamado hace un rato y me salta la casilla de mensajes. A ver si un día de estos te llamo y nos vemos . -Seguro que si Anette, déjame decirte que sigues muy guapa. Nos vemos pronto .

Anette subió al auto, se recostó en el asiento y recordó ese otoño en la Patagonia compartiendo con Rodrigo y Estela en la presentación de la nueva colección –Siempre me gustó ,- pensó un poco melancólica. -Llegaré a casa, me prepararé un omelette con ciboulette, una limonada, y llamaré a Estela. Se dijo.

Estela crió a Anette desde sus 3 años ya que sus padres fallecieron en un accidente de auto cuando viajaban al sur de Argentina. Estela se dedicaba al mundo de la moda, hacía desfiles, diseñaba ropa, siempre rodeada del ambiente fashion, artistas, y gente famosa. Era una mujer bella, alta y elegante. De cabello oscuro, nariz respingada, ojos azules y siempre con su boca con labial de color rojo escarlata. Era viuda, Mario, su marido, falleció de cáncer al mes de casarse. Ella nunca volvió a tener pareja, se hizo famosa y se dedicó al cuidado de la niña Anette Maria Castellón. Acompañó a Anette en su crecimiento, en los actos escolares, cuando fue por primera vez al ginecólogo , cuando tuvo su primera fiesta la ayudó a maquillarse, en el acto de graduación de la facultad de Medicina, la escuchó hablar de sus amoríos de verano, de los de invierno y de

aquellos que no son tan amores pero son experiencias al fin. Tenían una linda relación ella le llamaba Estela pero la sentía como su propia madre.

Aquella mañana fue Theo quien despertó a Anette, ese día tenía cita con su médico de cabecera, ,dos cirugías por la tarde y por fin la noche anterior había quedado con Estela en cenar juntas. Antes de la cena Anette decidió pasar por la peluquería, Rosa la atendía siempre de maravilla, y Enriqueta era la mejor manicure de toda La Pampa. Luego vistió un sobrio vestido negro, unos aretes de plata, y unos stilettos Rojos, como para darle un touch. Estela siempre la reprendía para que se arregle un poco más, ya que siempre la veía de ambo verde, azul o con su solera estampada que usaba con unas ballerinas de las más tradicionales.

La cena estuvo deliciosa, Estela le comentó todos los chismes de los famosos, cuándo y dónde serían sus próximos desfiles y los cotilleos de siempre . Le dijo que sabía que se había visto con Rodrigo. Ella lo sabía siempre todo.

-Hija querida, porqué no lo llamas y sales con él. Hace años que se conocen y se gustan. –Estela, ya sabes, cuando tuve la oportunidad , la gran cita con Rodrigo de la Cruz, fue un chasco. Llegar al estacionamiento del restaurante, ver su auto y al acercarme con el corazón en la mano de los nervios, y la excitación que me producía verlo y encontrarle teniendo sexo con la secretaria de tu fábrica, fue terrible.

–Te acuerdas Estela? Le rompí la puerta del auto, y la señorita salió con sus interiores bajos corriendo por la puerta trasera. Ambas rieron al recordarlo. Anette sabía que fueron años de odiarlo pero en el fondo siempre le quiso.

-Yo lo se mi querida, pero te veo muy sola, ya ha pasado tiempo desde que terminaste con Andrés que no sales con nadie, estas todo el día en ese hospital, o con tu gato Theo.

-Estoy bien . Me siento libre . Tengo mi casa, mi trabajo, salgo con mis colegas de vez en cuando a tomar unos gin tonic, no tengo tiempo para andar de caza. Ya te lo dije, olvídate de Rodrigo, no es un buen partido para mí. –Anette desvió la mirada, aún no podía digerir lo que había pasado.

Al día siguiente Anette tenía día libre y decidió ir a cabalgar, necesitaba pensar, todo esto de Rodrigo la tenía distraída. Al llegar al establo divisó a Sarmiento , su caballo pura sangre heredado de sus padres, estuvo montando y paseando un largo rato.

Al llegar, Don Ramón, el capataz de la chacra ,la esperaba con unos ricos mates y tortas fritas. Fue un día mágico, cabalgar la llenaba de energía. Solo sabía una cosa, moría de amor por ese hombre , con cara de niño terrible, de cabellos claros y sonrisa atrevida.

Rodrigo era la mano derecha de Estela, siempre rodeado de bellas mujeres, siempre elegante, y trabajador. Anette buscó en su teléfono una foto de él. –Quiero conquistarle dijo en voz alta mirando a la foto.

-Será que tendré la chance de que él se enamore de mi ? Subió a su auto con aquella extraña sensación. Hace días que tenía a Andrés en sus pensamientos.

Al entrar en su casa aquella noche debajo de su puerta encontró un sobre blanco, dentro había una nota de Andrés.

-Que raro Andrés – pensó y comenzó a leer:

Querida Anette: Me gustaría citarte y verte pronto para decirte lo mucho que te aprecio, lo que extraño verte en la casa feliz con tu desorden, aunque muchas veces hayamos tenido nuestras diferencias. Me estoy yendo. Tengo cáncer y al parecer solo unas horas más de vida. Mi enfermera Margarita me esta ayudando a escribir . Hoy sentí una extraña sensación de que estos días hemos estado conectados de alguna manera. Hasta siempre Anette.

-Era <esa extraña sensación> – sollozando pensó Anette.

 

 

Domingo

Ultimo día del mes de Enero, Buenos Aires amaneció con 20 grados de temperatura, son las 9 am y yo aquí en la piscina, me quedan 10 minutos para cumplir con mi objetivo #losdomingossenadatemprano . Mientras, pienso en cómo será mi día.

Los niños saldrán a pasear en un rato así que acelero las brazadas.

Tengo muchas ganas de ir al cine pero antes pienso que con este clima cálido dar una caminata por mi barrio es un buen plan.

Pantalón negro , camiseta negra, zapatillas negras, me hago una cola de caballo, me coloco un par de aretes , agarro mis llaves, mi teléfono y mi cartera y salgo con mi paso apresurado, característico, muchas veces criticado.

No se cuál dirección tomar, pero me aventuro a deambular por algunas calles que no suelo recorrer habitualmente. Me topo con  nuevos negocios, me detengo, observo , trato de memorizar en que calle están para regresar otro día. Hoy día Domingo la mayoría se encuentran cerrados. Sigo callejeando. Aminoro mi paso cuando me encuentro con la Avenida Cabildo. La misma un día de semana en horarios picos se encuentra saturada de personas caminando por sus calles, el tráfico de autos, taxis y de colectivos es un infierno pero hoy a pesar de sus calles sucias, de mendigos durmiendo en la vereda, de algunas que otras personas en la espera de que su colectivo llegue se transita en paz.

La paz se te acaba cuando pisas una baldosa de un lado y salta agua por el otro, se te ensucian los zapatos y uno larga una sarta de palabrotas negativas .

Pero siguiendo mi paseo, cruzo la Avenida, paso por la librería el Ateneo, un lugar que me atrae, me inspira a entrar siempre, hoy al estar cerrada igualmente me detengo en sus vidrieras. Al seguir tomo nota mental de volver.

A una cuadra se encuentra la Plaza General Belgrano , poco a poco se va llenando de vendedores, se organiza como una especie de feria artesanal. Mujeres colocando sus productos en las estanterías, algunos turistas pasean con sus mapas en las manos. Yo continúo y me cruzo hacia el Museo de Arte Español Enrique Larreta .

La casa, de arquitectura colonial fue la residencia del escritor argentino Enrique Larreta adepto al arte y literatura española. Decido entrar. La casa  de color blanca con tejas rojas tiene un jardín andaluz hermoso detrás . Me quedo un rato allí sentada, se respira aire puro, no hay nadie.

Miro mi reloj, es hora de seguir, quiero ir al cine y mi función comenzará en cuarenta minutos pero antes quiero tomarme un te de peaches and roses de un lugar que me gusta mucho ir que se llama Tea Connection.

Mientras bebo mi te leo el diario de papel cosa que me encanta hacer los fines de semana. Que dicha es poder tener estos momentos de disfrute en esta gran ciudad. Lo bien disfrutado jamás será olvidado dicen.

Miro mi reloj, en cinco comienza la película Una buena receta, pago, cruzo la calle, entro al cine, el que me recibe troquela mi entrada, adentro somos cinco, me acomodo, me pongo mis lentes , soy miope y no veo de lejos. Entran dos mujeres que no paran de hablar. Las miro.

Otra señora sentada delante de ellas se da vuelta y les dice: “Disculpen pero si quieren conversar, allí afuera se encuentra la confitería”. Me sonrío.

Ahora la sala está en silencio.

Apago el teléfono. Comienza la función.

Marina

 

 

 

 

 

 

 

 

Baku, Azerbaijan

Recuerdo ese día, 29 de Diciembre de 2011, mis dos hijos y yo en el Aeropuerto de Frankfurt, Alemania ya cansados del largo viaje desde Argentina esperando en el lounge vip de Lufhtansa. Solo resta un tramo de 6 horas para llegar, me dije. Ese país que meses atrás nunca habia oído hablar… Azerbaijan .

Vivímos casi cuatro años allí, desde el primer día comenzé a escribir un blog sobre ese lugar, ese nuevo hogar, sobre mis experiencias como expatriada, sobre sus costumbres, su religión, su gente, sus típicos platos, sus festivales, si quieren pueden ver un poco más en http://www.mylifeinbaku.blogspot.com

Pero hoy, después de casi siete meses de haberme mudado les contaré que me quedó de ese lugar .

La República de Azerbaijan está localizado entre Europa Oriental y Asia Occidental. Limita al norte con Rusia, al noreste con Georgia, al este con el Mar Caspio, al oeste con Armenia, y al sur con Irán. Aproximadamente trece millones de habitantes.

Ex país de la Unión soviética, es un país bilingüe donde se habla el ruso y el idioma Azeri . Viajando por el interior del país hay pueblos de mas de cien años , pintorescos de calles de adoquín y personas muy amables que hablan dialectos y el persa.

Esos contrastes de la arquitectura de lo antiguo con lo super moderno no se me sale de la cabeza, por todos lados se ve la historia propia del lugar y el progreso.

IMG_0322

Esas calles de la ciudad vieja, con sus laberintos, con su torre de la doncella desde donde se puede observar el boulevard de la ciudad limpio, ordenado, y por detrás el mar Caspio.

Hay momentos en que uno se siente que está en el pasado, escuchando las historias , visitando los templos, las mezquitas. Llendo al “hamman” que son esos baños turcos donde te frotan con una piedra pomez, te lavan y te masajean , rituales de hombres pero también de mujeres.

Recuerdo ir a los mercados típicos como el Sederex, donde venden de todo, o a la carnicería y encontrarme con la vaca colgando afuera del negocio, y las ovejas atadas a un costado , cosas que me llamaron mucho la atención al principio pero luego ya era normal. Recuerdo ver los autos de marca Lada repletos de frutas, de verduras saliendo de los mercados para llevarlos a la feria para vender, allí he comido las manzanas mas deliciosas de mi vida y el caviar mas rico y caro de la vida. Recuerdo manejar en las rutas y ver pescadores ofrecer su pesca a la intemperie expuestos en el capo del auto .

Manejar allí es toda una aventura, sí que lo es .

Las visitas al templo del fuego, a los volcanes de lodo, a su gran y moderno museo de alfombras, sus bellas fuentes, sus limpias calles, sus mall de marcas super hi-end. Esos restaurant que uno baja escaleras y están escondidos donde comía algún plato típico ukraniano, otros georgianos, o una sopa rusa bien potente en invierno junto con un chupito de vodka .

Hay días que recuerdo ir al supermercado y tararear sus músicas, juntarme con amigas azeríes y ver preparar esos platos abundantes, comer dátiles y tomar te todo el día.

Gente amable, predispuesta, que a veces por falta de conocimiento del idioma costaba entendernos, pero con un poco de mánia, de interés o palabras sueltas en azeri o ruso lográbamos comunicarnos.

Que gran ayuda el haber tenido un grupo de latinos, en esa ciudad, juntadas de mujeres, organización de fiestas, reuniones, actividades de caridad, actividades en la escuela para nuestros pequeños, hacerme amigos de todas partes del mundo es un gran privilegio. conocer distintas realidades, culturas, y respetar a cada uno como es.

La apertura de nuestra Embajada Argentina hizo también que eso que siente el estar tan lejos  de tu país pareciera menos.

No es fácil al principio, son muchos cambios de cultura, el idioma, pero uno se adapta. Explora. Descubre.Todas las ciudades tienen sus reglas, bueno en Baku algunas reglas importantes no existían pero de eso e hablado en mi blog.

Baku es una ciudad me sale decir en construcción, no solo por la cantidad de nuevos edificios modernos, por el cambio de fachada de muchos de ellos, sino porque en solo cuatro años vi cómo un país que fue sometido se fue abriendo paso al mundo, y sigue haciéndolo, tiene sus recursos, necesita reforzar su educación que no es nada buena, pero Baku crece, está en expansión, es una linda ciudad, exótica diría.

Con gente muy pobre que necesita sobrevivir a un régimen duro, donde el que opina no es escuchado y solo un puñado de gente importante sobresale. Ojalá en este sentido las nuevas generaciones puedan educarse, formarse para crear una linda sociedad democrática. Espero que en un futuro no muy lejano sea mas fácil entrar al país como turista, y que la gente que haga un viaje por esos lados se llegue y visite la ciudad.

Fue una gran experiencia Baku.

Confieso que he viajado : *País- Azerbaijan  que en azeri significa la tierra del fuego eterno.

 

 

 

 

Roberta

Hace frío.
Miro por la ventana los autos al pasar, gente con pasos apresurados, me pregunto: a dónde irán?, que historias tienen por contar?.
Estuvo nevando toda la noche y yo esperando que suene el teléfono, me dijo que llamaría.
Mientras  tomo té verde con  tostadas recuerdo nuestro primer encuentro, me sonrío cuando recuerdo esa tarde.
Era primavera,estaba en Milán de vacaciones sentada en un banco del Parque Sempione donde se encuentra el Castillo de los Sforza, Sforzesco en italiano.El mismo está ubicado en el casco viejo de Milán .Es un lugar hermoso,mucho verde, gente practicando deporte, turistas curiosos y yo allí sentada después de un largo día recorriendo la ciudad.
Lo vi acercarse ,él alto, delgado, pelo oscuro con algunos grises entremezclados,mapa en mano llevaba unas bermudas caquis, camisa blanca de lino, y mocasines marrones. Venía caminando hacia mí, yo lo miraba, no podía dejar de mirarle, lo seguí mirando hasta que lo perdí de vista.
Decidí volver caminando por la Via Cusani luego doblé a la derecha por la Via Broletto y luego giré a la izquierda por la Via Dalmazio para poder llegar al Teatro de La Scala, el mismo se encuentra al frente de la plaza de la Scala y es uno de los teatros de ópera mas famosos del mundo. Suelen comenzar la temporada del teatro el día 7 de diciembre, día de San Ambrosio, santo patrón de Milán.
Estuve dentro del teatro un buen rato, me sumergí en la historia de ese lugar, los personajes de las óperas, sus magníficos trajes cuando en un momento lo veo cerca de mí, a él, el guapo de camisa blanca, prolijo, de nariz grande, sonrisa grande y dientes blancos. Me acerqué a él con el corazón latiendo a mil por hora, quería estar cerca y decidí preguntarle si sabía donde quedaba la galería Vittorio Emanuele, yo ya lo sabía, había estado allí tres veces.
Un hola medio tímido salió de mi boca. Me miró,sonrió y me preguntó: -tu también hablas español?
Estuvimos conversando sobre el viaje, sobre los lugares que recorrimos cada uno por su lado, le conté que estaba viajando sola y que estaría en Milán por tres días más.
Todos los recuerdos se me vienen a la cabeza, cada caminata, cada café compartido, cuántas fotos, cuántas risas….

-siento frío me prepararé otra taza de té verde .
Franco vivía en Méjico desde muy pequeño,tiene cuatro hermanos,sus padres españoles ya habían fallecido.
Había viajado a Italia mitad por trabajo mitad por placer.
El último día decidimos cenar alrededor de la zona de los Navigli donde se encuentran varios restaurantes y bares animados.Me sentía como en las nubes.Después de mucha charla y una rica botella de vino Torrontés salimos a la terraza del lugar donde teníamos una vista hermosa de la ciudad, la luna a los lejos y unas banquetas no tan cómodas para sentarnos . Allí nos besamos apasionadamente, nos prometimos vernos y visitarnos algún día en algún lugar de este pequeño mundo. Fue un encuentro que duró 3 días y medio.
Ya terminé mi té, Franco no me llamó.
Después del viaje continuamos llamándonos,recordando lo vivido e intercambiando deseos.
Me dijo que me llamaría y hoy yo solo tengo una frase de mi autor preferido Julio Cortázar :”Porque, sin buscarte te ando encontrando en todos lados, principalmente cuando cierro los ojos”
Estamos lejos, pero lo siento cerca.Hace un año y medio que no lo veo.
Hay encuentros que nos marcan,hay encuentros que no se olvidan.

Roberta

123 Cajas

Hoy es Martes 26 de Octubre, estoy en Buenos Aires, y anoche dormí excelente.
Desayuno con mis peques, llevo a uno a la escuela y al volver se dibuja una sonrisa en mi cara, apuro el paso. En un par de horas llegará mi mudanza .
Al llegar bebo mi smoothie, hoy necesito energia !
Dos horas mas tarde ya veo el camión , me siento movilizada.
Bajo. Veo a Luis, es el portero de turno y me Saluda.
Rompen el precinto , ahí se ven mis cajas, mis cosas.
Cuando subo, prendo mi mac y pongo música.
Voy indicando a dos hombres uniformados , de aspecto prolijo, bien peinados y amables dónde poner cada una de las 100 cajas.
Esas cajas que arme hace 3 meses y 26 dias atras en Baku, Azerbaijan.
Me siento movilizada porque despues de algunas y tantas veces que he armado y desarmado casas hoy me sale ponerme a escribir eso que se siente al poner una casa dentro de varias cajas y eso que uno siente al recibirlas en otro Nuevo lugar.
Bueno …es que mudanza y movilizada combinan no?
En este experiencia que elejí vivir por algunos años e escuchado a muchas amigas con más o menos experiencia en esto del trajín de ir y venir por este pequeño mundo que las mudanzas son estresantes, para algunas es como poner la vida de uno en varias cajas y partir hacia un nuevo destino , hacia nuevas experiencias, para otros es otro trámite mas.
Una mudanza de casa implica también seleccionar, guardar, regalar, vender, donar, empacar, es un proceso, un proceso de cierre, de finalizar una etapa, etapa de duelo , tambien de esperanza , de incertidumbre, de anhelos y cosas nuevas por vivir.
Hoy, mientras veo pasar a estos hombres ya un poco menos peinados y con leve sudor en sus rostros me pregunto qué de todo lo que recibo en estas cajas es lo que preciso.
Cómo es que ese juego de ollas tan bonito comprado en China al momento de empacarlo pedi que lo embalen con cuidado porque era muy importante para mi y en estos tres meses que no lo tuve ni siquiera me acordé que lo tenia.
Cuantas de estas cosas materiales que recibo hoy en mi Nuevo hogar son realmente cosas que tienen un valor para mí.
El ser humano se adapta eso es claro. Se recicla, renace.
Veo a mi hijo abrir la caja de juguetes con mucha alegria, y acaba de encontrar su bicicleta!
Yo tambien me emociono al ver llegar la caja de mis libros, mi maquina de fotos, y claro mis cajas de zapatos!
Cada caja contiene cosas que me hacen recordar a un amigo, a un lugar, un olor, una experiencia, a aquellas vivencias , a muchos de mis viajes, a mi compra favorita, a ese regalo que no me gustó pero que lo sigo guardando, todo eso es parte de mi, de mi identidad.
La musica suena , se escucha Hips Don’t Lie de Shakira.
Estoy de pie en el medio de la sala, rodeada de cajas numeradas, los dos hombres me miran y me dicen: Señora Marina está bien? Creo que ya terminamos.
Levanto la vista…les sonrío.
Tiene trabajo , me dice uno de ellos
Sí,le replico. este proceso de abrir, desempacar, reubicar y asombrarse al ver algo como si fuera por primera vez, trae trabajo, trae alegria , es un recomenzar
Entonces buen recomenzar señora Marina!.
Hay que reubicar, resituar. Lleva tiempo .
Mi casa, mis recuerdos, hoy vuelven a mí.
Una mudanza Es un proceso de inicio de etapa también .
Comienzo a abrir la caja numero 29, era el número de mi vela de windsurf recuerdo. Sonrío.
Nuevos rumbos, nuevos aires. Bienvenida a Buenos Aires.

Hoy es Martes 26 de Octubre, estoy en Buenos Aires y anoche dormí excelente. Desayuno con mis peques, llevo a uno a la escuela y al volver se dibuja una sonrisa en mi cara, apuro el paso. En un par de horas llegará mi mudanza .
Al llegar bebo mi smoothie, hoy necesito energía !
Dos horas mas tarde ya veo el camión , me siento movilizada.
Bajo. Veo a Luis, es el portero de turno y me saluda.
Rompen el precinto, ahí se ven mis cajas, mis cosas.
Cuando subo, prendo mi Mac y pongo música.
Voy indicando a dos hombres uniformados, de aspecto prolijo, bien peinados y amables dónde poner cada una de las 123 cajas.
Esas cajas que arme hace 3 meses y 26 días atrás en Baku, Azerbaijan.
Me siento movilizada porque después de algunas y tantas veces que he armado y desarmado casas hoy me sale ponerme a escribir eso que se siente al poner una casa dentro de varias cajas y eso que uno siente al recibirlas en otro nuevo lugar.
Bueno …es que mudanza y movilizada combinan no?
En este experiencia que elegí vivir por algunos años e escuchado a muchas amigas con más o menos experiencia en esto del trajín de ir y venir por este pequeño mundo que las mudanzas son estresantes, para algunas es como poner la vida de uno en varias cajas y partir hacia un nuevo destino, hacia nuevas experiencias, para otros es otro trámite mas.
Una mudanza de casa implica también seleccionar, guardar, regalar, vender, donar, empacar… es un proceso, un proceso de cierre, de finalizar una etapa, etapa de duelo , también de esperanza, de incertidumbre, de anhelos y cosas nuevas por vivir.
Hoy, mientras veo pasar a estos hombres ya un poco menos peinados y con leve sudor en sus rostros me pregunto qué de todo lo que recibo en estas cajas es lo que preciso.
Cómo es que ese juego de ollas tan bonito comprado en China al momento de empacarlo pedi que lo embalen con cuidado porque era muy importante para mi y en estos tres meses que no lo tuve ni siquiera me acordé que lo tenía.
Cuántas de estas cosas materiales que recibo hoy en mi nuevo hogar son realmente cosas que tienen un valor para mí.
El ser humano se adapta eso es claro. Se recicla, renace.
Veo a mi hijo abrir la caja de juguetes con mucha alegria, y acaba de encontrar su bicicleta!
Yo tambien me emociono al ver llegar la caja de mis libros, mi maquina de fotos, y claro mis cajas de zapatos!
Cada caja contiene cosas que me hacen recordar a un amigo, a un lugar, un olor, una experiencia, a aquellas vivencias , a muchos de mis viajes, a mi compra favorita, a ese regalo que no me gustó pero que lo sigo guardando, todo eso es parte de mi, de mi identidad.
La musica suena , se escucha Hips Don’t Lie de Shakira.
Estoy de pie en el medio de la sala, rodeada de cajas numeradas, los dos hombres me miran y me dicen:

– Señora Marina está bien? Creo que ya terminamos.
– Levanto la vista…les sonrío.
– Tiene trabajo , me dice uno de ellos
– Sí, le replico, este proceso de abrir, desempacar, reubicar y asombrarse al ver algo como si fuera por primera vez, trae trabajo, trae alegría , es un recomenzar.
– Entonces buen recomenzar señora Marina!

Hay que reubicar, resituar. Lleva tiempo .
Mi casa, mis recuerdos, hoy vuelven a mí.
Una mudanza es un proceso de inicio de etapa también .
Comienzo a abrir la caja número 29, era el número de mi vela de windsurf recuerdo, así como también aquella caja especial,que en otro tiempo y lugar, nunca pude  llegar  a abrir.
Nuevos rumbos, nuevos aires. Bienvenida a Buenos Aires.