El plato de porcelana China

2015

Acá me encuentro sentada en el piso de porcelanato gris rodeada de objetos. Miro alrededor, cuento más o menos cuantas cajas faltan por abrir. Resoplo.

El aire de Domingo se cuela por la ventana de la cocina como alentándome a que levante el culo y me ponga a trabajar. Ya vas por la mudanza número 12, – pienso.

Miro los objetos, los acomodo, pasan semanas y los vuelvo a reubicar. No se ven iguales, cargan historias, cargan emociones. Ellos no se observan iguales, yo tampoco.

Las mudanzas proponen cambios, no sólo de objetos por resituar.

2019

¿Se acuerdan de mi relato de las 123 cajas ?

Aún sigo con mi plato de cerámica comprado en el distrito de las Artes en Beijing. Lo tuve guardado por un año, estaba cansada de verlo, se ve que su historia aún me conmueve. Ayer volví a ponerlo en una mesa al lado de mi sofá, le di protagonismo.

Recuerdo que llegamos al distrito los cuatro ya cansados de tantos paseos. Era Junio de 2014. Al llegar, observar el lugar lleno de edificios viejos como fábricas sin uso, con múltiples accesos de calles coloridas con sus encantadores y artísticos grafitis, nos inyectamos de adrenalina. El color, la diversidad visual que nos otorgaba ese sitio, hizo magia en nuestros pies, y también por qué no , colocó una sonrisa a cada uno de nosotros.

Pasaron dos horas hasta que llegué a un galpón gigante y mi plato de la China como lo llamo yo, estaba en la mesa central del lugar y como si fuera amor a primera vista lo tomé en mis manos y me dirigí a la caja. Es de color gris claro con trazos más oscuros, ocres y una pincelada que dibuja el perfil de un pájaro atrapado en colorado. Sentí que iba a combinar con mi living que en ese momento estaba decorado con maderas nobles, marrones, rojos y naranjas. Con touch de cosas turcas como siempre. Sentí que ese pájaro era yo atrapada en esas huellas de colores queriendo aprender a volar. Lo cuidé en todo el viaje, feliz con mi plato redondo. Cruzamos a Japón, volvimos a Baku y hoy 12 de Mayo, después de atravesar tantos movimientos decido soltarlo.

Ayer se lo veía bonito, hoy, su historia ya no me conmueve. No armoniza con mi espacio actual. Hoy ese pájaro vuela, a su manera, como puede, sin embargo es libre. En mi presente actual, dejo ese espacio para algo nuevo y me pregunto ¿ cuál objeto contará una nueva historia en mi mesa de lado del sofá?

Estoy aprendiendo a distinguir si los objetos que tengo en mi casa cuentan una historia que hoy me abren posibilidades o no. Cuáles son aquellos estados de ánimo que me traen a mi cuerpo. Qué recuerdos quiero seguir teniendo o no.

Beijing

2014

Pienso en Beijing y viene a mi cabeza las palabras: grande, enorme, mucha gente y contaminada. Después pienso un poco más y voy recordando poco a poco. Viajé para la época de mi cumpleaños, verano en aquella parte del planeta tierra. El vuelo relativamente corto ya que iba desde la misma Asia.

Después de chequearme en el hotel, salí a caminar por los alrededores, estaba en la zona de Wangfujing donde se encuentra el mercado callejero de comida exótica le llamaría yo, ese lugar donde comí un escorpión crocante con los ojos cerrados. Si bien la variedad de comida en China es bien amplia, considero que este mercado es bien turístico solo para mostrar lo raro, porque los locales compraban las cosas ¨normales¨. Allí se ven caballitos de mar, orugas, arañas, grillos y así una variedad de insectos  puestos al aire libre en los chiringuitos de las calles. Es pintoresco y vale el tiempo para visitarlo.

Otro día fuí a la segunda plaza más grande del mundo ( la primera creo que es la de Yakarta en Indonesia), para acceder a ella, hay varios controles policiales y fue lugar de varias protestas a lo largo de los años. En el medio se encuentra el mausoleo del primer líder de la República Popular de china Mao Zedong. Es la plaza Tiananmen que fue diseñada por la dinastía Ming. Al frente se encuentra el Palacio Imperial o más conocida  como Ciudad Prohibida. Recuerdan la película? Bueno al entrar fue como estar en la misma, igualita. El objetivo era disponer una amplio espacio donde las multitudes pudieran asistir a las ceremonias de consagración de los emperadores. Es impresionante, pensar que allí vivieron emperadores de las dos dinastías chinas!.

Otro lugar MUST GO es la Muralla China. Tomamos un tour que nos llevó hasta allí, son como 70 a 90 km desde Pekín. Son miles de kilómetros de montañas, desierto y llanura. La muralla tiene varias secciones, yo fui a la de Mutianyu que es montañosa, la de Badaling también es popular. Subí una parte por escaleras y otra por teleférico. Es imponente, y caminar por ese camino sinuoso, de subidas y bajadas, por zonas en ruinas vale el tiempo. Y uno piensa en los mongoles que pasaron por allí hace sentir que estás en un lugar con tanta historia!. Por algo es una de las siete maravillas del mundo. Desde arriba hay un tobogán que vas hasta abajo de la muralla.

Otro lugar interesante son los Hutongs. Además de las grandes avenidas y rascacielos que vemos en Pekín, los antiguos barrios tradicionales son otro paseo interesante. Caminar por los hutongs o barrios de casas bajas es andar por calles estrechas, callejones laberínticos que llegas a perderte. Se ven muros sin ventana o puertas sumamente decoradas , esto refleja el status social de la familia,  donde por dentro están lo que llaman ¨los patios¨ donde desembocan, las casas. Es normal que vivan dos o tres familias en una misma casa.

El distrito de Arte de china es descomunal, inmenso, hermoso. Está alejado de la ciudad y se encuentra ubicado como en una zona de fábrica abandonada. Es como un barrio donde hay negocios a la calle con tiendas de pinturas ,esculturas, arte en general por donde mires. Mezcla de edificios históricos con arte contemporáneo, callecitas donde ves puertas con pasillos largos y al final gente pintando o haciendo esculturas gigantes. Bares temáticos y restaurantes. Allí me compré un plato redondo de cerámica que amo y que recorrí todo China y Japón con eso en la mano en cada vuelo para que no se me rompa. A Buenos Aires llegó intacto. Se llama 798 el Distrito de ARTE.

Sigo recordando y hay tanto para contar. Estuve 7 días porque realmente hay muchos lugares súper interesantes para recorrer. De allí seguí para Xi’An, Shangai, y Suzhou que es como la Venecia China que ya les contaré en otros relatos.

Sigo por el Palacio de Verano. Era el jardín imperial de varias dinastías, allí iban a pasar el tiempo los emperadores  para escapar de la Ciudad Prohibida en los calurosos veranos.  Elegí llegar el palacio en una barcaza atravesando el lago Kunming  que domina gran parte de las hectáreas de todo el palacio. Como fui un día sábado vi muchas familias que llegan de los alrededores y hacen sus prácticas matinales de deporte como el Tai Chi, juego de cartas, yoga. Mucha gente de la tercera edad se ve en casi todas las plazas , parques, espacios verdes haciendo actividad física. Valoran mucho el tema de salud ya que es muy costosa. El Palacio lleva tiempo, pero hay jardines, espacios que recrean calles comerciales de la época, la torre del Buda donde se suben varias escaleras empinadas y tiene una vista exquisita.

Recuerdo que después de toda esa caminata nos metimos en un lugar a comer, bien típico, no sabíamos qué pedir. Me paré y me acerqué a otras mesas y a la mesera le iba señalando lo que quería, lo único familiar fue ver los dumplings. No existían los cubiertos, piensen que ya de bebés les enseñan a comer con palitos.

A nivel comercial el mercado de la Seda es interesante también. Allí en ese predio de 5 pisos se encuentran las imitaciones de marcas de ropa, calzados, carteras y negocios de souvenirs entre tantas cosas. Te agarra como una locura, me río yo misma mientras escribo, porque daba la sensación de querer estar en todos los pisos a la vez. Lo que sí es un infierno es a la hora de regatear. Pasa en todos los mercados del mundo, y en este tipo de sitios comerciales. Paciencia !.

Otro lugar hermoso fue el Templo del Cielo o Tian Tian que es un lugar sagrado donde en la dinastía Ming hacían ofrendas y agradecen al cielo por los frutos obtenidos. El edificio se encuentra en buen estado y en los jardines de alrededor claramente de nuevo los ciudadanos más mayores juegan, bailan, hacen volar un montón de barriletes.

Por afuera pude ver la Villa Olímpica, la Torre de Televisión que es un edificio moderno con dos grandes columnas, como una M gigante.

En uno de los hutongs más importante se encuentra la Torre del Tambor y de la Campana, estuvo bueno. En el pasado estos tambores sonaban para marcar las horas del día, y la gran campana gigante marcaba el horario de las 7 de la tarde. Allí arriba, digo así porque hay que subir muchos escalones empinados suelen hacer actuaciones de expertos tocando el tambor.

También fui al Museo de la Capital de Pekín, allí vi el arte chino a través de los años, no fue gran cosa pero interesante, sumó.

Y por último les cuento sobre el Templo de los Lamas. Es el templo budista tibetano más importante que existe fuera del Tíbet. Es increíble ver los edificios con techos dorados, y cerca del Buda, quemadores de inciensos donde los fieles van colocando varillas y el olor es penetrante. Hoy es un refugio espiritual.

Allí viajé con mis hijos que en ese entonces tenían 4 y 6 años. No es fácil viajar con niños pequeños pero es posible. En mi caso fue una oportunidad de viajar por ese país que después no se si la tendré. Tal vez ellos puedan hacerlo de grandes nuevamente.

Hasta el próximo encuentro!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Seychelles

2013

En Bakú los chicos estaban por terminar el año lectivo en Junio de 2013 y buscando playas para vacacionar nos encontramos con este grupo de islas llamada Seychelles. Comenzamos a buscar información de vuelos y hoteles. En el Océano Índico se encuentran estas islas. La isla principal y de mayor tamaño donde se encuentra el único aeropuerto se llama Mahé, Victoria es la capital y ciudad del archipiélago. Allí vive la mayoría de la población ya que el resto de las islas están ocupadas por  hoteles o bien son atolones de corales y están deshabitados.

Nos hablaron bien del lugar así que vía Doha, Qatar emprendimos un día de Julio el tan ansiado viaje de verano. El destino final era un lindo resort en la isla Silhouette. El plan familiar era descansar, tomar sol, disfrutar de la playa, del mar que tanto nos gusta y pasear. Nada de museos esta vez.

Sabíamos que el clima era tropical y ya había pasado la época de monzones. Recuerdo que al llegar y bajar del avión sentí que había mucha humedad además del miedo en el aterrizaje ya que la pista está pegada al mar. Fue muy fácil comunicarnos ya que los habitantes hablan fluidamente el inglés, el francés y el criollo idioma local. Nos esperaba una traffic que nos llevaría al puerto para tomar una barcaza para llegar a nuestra isla. Si se tiene bastante tiempo el transporte más barato es el autobús donde es posible llegar a muchos lugares, se paga al conductor y para visitar la ciudad es muy recomendable. En cuanto a taxis hay que pactar el precio de antemano con el chofer.

Lo que más me llamó la atención es la vegetación, no sé, tal vez porque venía desde un lugar más árido. Las flores, los colores, el verde, el olor, todo entraba por los cinco sentidos. Al llegar a la isla nos acomodamos en el hotel y yo me fui a meter al mar que tanto me gusta. No es un mar calmo, suele haber bastante oleaje. Lo lindo de la isla es que se la puede recorrer haciendo caminatas por diferentes senderos que llevan a distintas playas de características diferentes. En los paseos veíamos las tortugas gigantes, infinidad de animales que no sabría decir cómo se llaman, muchas ranas, pájaros muy coloridos, las palmeras gigantes no me las olvido más, así como los cocos de casi 22 kilos!. Se llaman coco de mer que fueron plantados en la época de la colonización francesa.

Qué les puedo decir de la comida. Deliciosos pescados y pulpo que combinan a la perfección con salsas de coco, chiles, jengibre y ajo que se sirven acompañados principalmente de arroz. Frutas tropicales como el coco, la papaya, el mango, ananá ó piña, la fruta de la pasión, guayaba, pomelos. Mucha mezcla de sabores y aromático.

Si quieren hacer shopping  el lugar es en la isla de Mahé. Más que nada tejidos, recuerdo que eran batik con mucho color, muchas especias fantásticas como la canela, vainilla, todo cocinan muy especiado, los curris y chiles. Claramente el coco de mer viene desde aceite, hasta lienzos de pintura y cosas para decorar. Yo me traje una bandeja de coco que la uso para poner la fruta.

Para los que nos gusta las actividades acuáticas es bárbaro para bucear entre los corales, deportes de vela, surf, canotaje etc.

Es un destino fabuloso. Una de las mejores playas de Seychelles es lejano a la capital pero sería un must go. Se llama Anse Lazio que queda en las isla de Praslin. Ahí el agua es turquesa, la arena blanca y las rocas son de granito, el follaje bien verde y exótico hacen de esta playa tranquila un paraíso. Y te volves loco sacando fotos de esos atardeceres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hotel Hilton Labriz Resort. Silhouette Island.

Morne Blanc, lleva dos horas de  caminata llegar. Excursión al parque Nacional. Buenísimo para ir con los chicos.

 

Hasta el próximo destino!

Marina

Río Ceballos, Córdoba

Estamos en Córdoba, no recuerdo el mes pero sí el año, estamos en 1995.

Recuerdo estar por terminar mi año lectivo, el último año del colegio secundario en la docta. Vivía con mi familia en un lindo barrio, de casas bajas, algunas calles silenciosas y otras no tanto. Por problemas financieros tuvimos que mudarnos a otro barrio, más lejano, menos bonito, súper ruidoso y sin amigos cercanos. Allí vivimos poco tiempo, era una casa de dos plantas, y nuestro cuarto era largo y angosto, dormíamos las tres hermanas juntas. La casa olía a panadería, ya no recuerdo si la misma estaba al lado o al frente.

Un buen día mi padre nos ordena a mi madre y a mí a agarrar el auto y manejar hasta Río Ceballos, teníamos que encontrar una casa para la familia, nos teníamos que ir de allí. Voy a obviar los detalles familiares.

Tengo un vago recuerdo de mi primera impresión. Ciudad chica, un puente en el centro, montañas, mucho verde, visitas a inmobiliarias, una casa al lado del río, otra en la cima de un cerro y así hasta que vimos LA CASA.

Río Ceballos, 1996.

Me despierto con el sonido de las loras parlanchinas que aletean alrededor de los pinos. Elegí la habitación con vista al frente, veo pinos, algunas casas por allá abajo, la calle de tierra, una sierra al frente donde el sol, por las tardes, va terminando su recorrido  hasta desaparecer. Pienso que es como vivir en el campo. Extraño la ciudad, aunque voy y vengo todos los días a la capital por la facultad.

Hoy

Río ceballos se encuentra a cincuenta minutos aproximadamente de Córdoba por la ruta E53. Es una ciudad  turística del área de las sierras chicas que viene creciendo bastante. A lo lejos se ve el Cristo del barrio Ñu -Porá, una inmensa escultura que se alza desde la montaña.

En el centro hay variedad de bares y confiterías, casas para tomar el té y masas finas. La plaza central atrae curiosos para ver la feria de artesanos los fines de semana. En la calle principal se encuentra la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores, allí me casé yo.

Por la noche se puede probar suerte en el casino o asistir también al Anfiteatro Jorge Newbery. Para mí lo mejor es ir al Dique La Quebrada, mate en mano, reposera en la otra y sentarse a mirar el agua, a descansar. O bien, hay caminos y senderos hermosos  a la vera del río que llevan al salto de agua de los Hornillos. Hay gente que hace camping por la zona.

Si no te hospedas en la ciudad es un buen sitio para ir a pasear sólo por el día.

Parte de mi familia vive allí, suelo visitarlo a menudo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hospedajes:

Hotel Howard Johnson, Av. San Martín 5813 / Tel. 03543-456000 

Cabañas del Criadero de Truchas Hecveresna, Cno. a Colanchanga S/N a Mts. del Dique Tel. 03543-477282 

Cabañas Sole Luna, Av. San Martín 5986 Tel. 455689 / Cel. 03543-15615075 

 

 

 

 

Tbilisi – Georgia

Tbilisi o Tiflis es la capital de Georgia y se encuentra sobre el río Mtkvari. Este río le da vida a la ciudad y la divide en dos partes.

Cuando llegué a esta ciudad la primera impresión fue la de sentirme como en casa. La palabra “tbili” significa “cálido” y eso es lo que te pasa cuando vas visitando cada lugar de la ciudad, sentís calidez. La generosidad, hospitalidad y amistad son las características de los georgianos. La lengua que hablan es la georgiana, la moneda que usan se llama lari y la religión es la cristiana ortodoxa.

Es una ciudad multicultural y con edificios religiosos de todo tipo: Ortodoxa de Georgia, Armenia Gregoriano y las iglesias Católica Romanas, una Sinagoga, una Mezquita y un Templo Zoroástrico todo dentro de un paseo de 5 minutos el uno del otro. Tbilisi– es una ciudad no Europea ni asiática, pero embriagadora mezcla de Oriente y Occidente multiétnica, y multinacional. Tbilisi fue fundada en el siglo 5 D.C.  y recibe visitantes atraídos por las aguas termales que dan nombre a la ciudad, por el animado ambiente de sus calles empedradas o simplemente por lo que Alejandro Dumas llamó el “encanto extraño, fascinante de esta ciudad”.

Caminando por el casco antiguo se encuentran los Baños de Sulfuro que son conocidos por sus propiedades relajantes, aguas mornas para sacar el stress diario.

“Un gran sentido de la libertad y de bienestar. Todo mi cansancio se había ido y me sentía lo suficientemente fuerte como para levantar una montaña “– Alejandro Dumas

Al frente encontramos la Iglesia de Metekhi con la estatua ecuestre del fundador real de la ciudad por encima de los acantilados del río. La iglesia ha sido destruida varias veces por los enemigos y durante el régimen zarista allí había una prisión y en la época soviética se utilizó Meteji ( así se pronuncia),como un teatro. Sólo a finales de la década de 1980 la iglesia fue reconstruida de nuevo.

Hay un Funicular que te lleva al tope de la montaña donde se encuentra la estatua de la madre de Georgia que en una mano tiene una espada por los enemigos y en la otra mano una copa de vino para sus amigos. Desde allí  hay unas vistas panorámicas de la ciudad increíbles.

Sobre el río se construyó el punte moderno de la paz construido con vidrio que divide la vieja Tbilisi del nuevo distrito.

Paramos en un hotel en la Avenida Rustaveli, que es la arteria principal de la ciudad. Pudimos recorrer el Teatro de la Opera de estilo moro,  el Palacio del Virrey de Rusia y el edificio del Parlamento, por no mencionar las docenas de cafés, restaurantes y tiendas se pueden encontrar en el camino. Es muy pintoresca.

Me encantó un mercadillo callejero que está a la orilla del río, hay restaurantes donde puedes pedir khachapuri que es un plato tradicional de queso con pan y khinkaly que son como una pasta rellena con carne . La cultura del vino está muy arraigada, cada familia produce vino, la uva se llama Saperavi.

No puedo dejar de mencionar la antigua capital de Georgia a 20 km de la vieja ciudad, MTSKHETA, las iglesias que se encuentran de la época medieval son fáciles de recorrer, lo difícil es pronunciar el nombre de la capital ! Se puede visitar el Monasterio Jvari que está en la cima de montaña, fascinante!

Se puede tomar tours privados o bien hay taxi que te llevan hasta la región, te esperan y te traen de regreso.

Por la noche hay muchos bares y gente amigable para sentarse a tomar una copa.

Un plan copado para el invierno es ir a esquiar al centro Gudauri.

Para shopping no hay mucho  pero si hay sitios para ver alfombras, las características jarras de vino que se usaban, y todo tipo de artesanías.

En verano, una de las playas más conocidas que dan al Mar Negro es la playa de Batumi. Se la llama Las Vegas  del mar Negro por la cantidad de casinos que tiene. Si bebes muchas copas en Batumi, encontrarás el remedio para la resaca, bebe chacha!, es un vodka de uva que se bebe antes y después de la comida, créeme que es fuerte.

 

Espero que hayan disfrutado de Tbilisi en este sábado de viajando por el mundo.

Hasta la próxima!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Milán – Catedral DUOMO

Nos aventuramos las dos solas a realizar este viaje de chicas. A Popea la conocí en Baku, ella es de Ecuador y nos hicimos muy amigas.

Tengo mis mejores recuerdos de este viaje de cuatro días. Nos divertimos muchísimo.

Milán me pareció una ciudad relativamente sencilla para visitar. Detrás de Roma, es la segunda ciudad más grande de Italia, no la más linda. Apenas aterrizamos en el Aeropuerto de Malpensa me ocupé de buscar mapas ya que soy fanática de tenerlos en mano a la hora de planificar los paseos que haré, suelo escribir por encima de ellos, y llevar varios a la vez en el bolso. Uno para ver las calles y destinos y otro seguro para manejarme en subtes y medios de transporte.

Con Pope caminamos bastante en este viaje, la verdad es que le fui cambiando los itinerarios cada dos por tres pero ella se dejó llevar.

Estábamos relajadas.

Visitamos la Catedral de Milán conocida como Duomo, es maravillosa y lo que no hay que perderse es caminar por la terraza del templo que ocupa casi toda la totalidad de la superficie del mismo. Hay unas vistas panorámicas fabulosas. Es necesario tener en cuenta que, aunque se visite la ciudad durante el verano y haga mucho calor, es necesario llevar las rodillas cubiertas y algo sobre los hombros para poder visitar la catedral, ya que se encuentra muy vigilada.

La peluquera Italiana que tenía yo en Bakú ( la conocí en Aldo Coppola, que son bastantes conocidos en Italia, Londres etc.), me recomendó ir a un café que se llama Fioraio Bianchi Caffè que se encuentra en le área de Brera, chic- un bistró que parece una florería.

Popea me llevó a comer sentadas en la calle el mejor Panzerotti de la ciudad , a Luini. Las filas son largas pero atienden rápido, se come muy rico y rápido y al frente de allí unos helados de chocolate orgásmicos.

Cerca de allí la Galería Vittorio Emanuele II, también conocida como El Salón de Milán. Esta galería comunica la Plaza del Duomo con el Teatro de La Scala y en ellas se encuentran las tiendas y cafés más glamorosos de Milán. Todas comparten una cosa: sus carteles son negros y sus letras doradas. No te olvides de pisar los testículos del toro y dar un giro de 360º (si eres capaz, claro), ¡da suerte!.

El cuadrilátero de la moda está formado por cuatro calles: Via Montenapoleone, Via Sant’ Andrea, Via Monzani y Via della Spiga. Allí se encuentran las mejores boutiques de las más prestigiosas marcas del mundo: Gucci, Armani,Versace, Dolce & Gabana, Valentino, Prada… Solo por ver las tiendas merece la pena darse una vuelta. Aunque irse de compras por esta zona… ¡No es apto para cualquier bolsillo!

Otra opción es realizar los tour de outlets.

El Teatro de La Scala es uno de los teatros de ópera más famosos del mundo y centro cultural de la alta sociedad milanesa. Recientemente restaurado (en el año 2004), en él se han representado las grandes obras de los mejores artistas de la lírica. Si quieres darte un capricho e ir a la función del Teatro consulta la grilla de opciones en la página web. Si no, puedes conformarte con visitar el Museo del Teatro y la sala principal.

( Hay un cuento que escribí donde el escenario donde se desarrolla el mismo es en esta ciudad. El cuento se llama Roberta. Puedes leerlo en mi web)

Otro paseo que hicimos por la tardecita es salir de copas por los pubs de la zona del canal Navigli.

Navigli es una de las zonas con más marcha de Milán, aquí encontraremos un montón de discotecas y pubs donde tomar una copa al caer la noche. Está bastante cerca de la Plaza de las Columnas, y en esta zona también hay numerosos bares donde tomar los famosos “aperitivi” italianos. Aquí también se encuentran los famosos canales de Milán, que sirvieron para conectar Milán con lagos de los alrededores y de esta forma se pudieron transportar desde Suiza las piedras de mármol para construir el Duomo.

Hay muchos lugares que recorrimos, ya les iré contando más en otros relatos.

Viajar con amigas es muy relajado y a parte de que Popea me grababa mi ronquido nocturno, la adoro, la tengo lejos. Espero que ustedes también puedan viajar con amigas y sumar anécdotas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Caffè Fioraio Bianchi: Via Montebello, 7, 20121 Milano MI, Italy

Aldo Coppola- Attelier del cabello  : La Rinascente, Via Santa Radegonda, 20121 Milano MI, Italy

Luini: Via Santa Radegonda, 16, 20121 Milano MI, Italy, bien cerca de la Galería Vittorio Emanuele.

Sábados de Viajando por el Mundo!

Hasta la próxima.

 

Brest, Francia

Buenos Aires 1995

Era la segunda vez que viajaba al exterior en avión.

Esta vez, con el grupo de deporte y el entrenador. Aún no tenía quince años y era la más chica del  grupo. Poder estar dentro del equipo Argentino de Windsurf para competir en  Francia era lo mejor que me podía pasar.

Muchos días de entrenamiento habíamos pasado todos para llegar a esta competencia.

En mi caso, de lunes a viernes la misma rutina; primero ir al colegio, segundo ir a la terminal a tomar el colectivo que me llevaba al lago San Roque en Villa Carlos Paz, Córdoba.Luego entrenar un par de horas, volver al gimnasio donde me esperaba el personal trainer, ir a casa, hacer las tareas, estudiar, cenar, darme un baño y dormir a las diez de la noche.

Los sábados y domingos generalmente tenía regata o entrenamiento. Nos juntábamos en el club, donde poníamos a punto el aparejo de vela y tabla y a esperar que haya viento.

Depende del día se armaban partidos de voley, salíamos a andar en bici o simplemente nos relajábamos en la piscina.

A la noche, sobre todo en verano íbamos a bailar o a un bar pero al otro día a la mañana de nuevo a entrenar.

Con Cecilia mi amiga de toda la vida pasamos veranos inolvidables en Carlos Paz .Nos divertíamos muchísimo pero lo mejor era esa complicidad que nos unía y hasta el día de hoy nos une.

Francia 1995

Llegar a Francia al Aeropuerto Charles de Gaulle, alquilar dos autos grandes y andar por la ruta un par de horas hasta la ciudad de Brest es un recuerdo inolvidable.

Esos paisajes verdes de la región de Bretaña al noroeste del país no me los olvido más.

Brest, es una ciudad de gran actividad portuaria, debido a la estratégica posición en la que se encuentra tanto con respecto al país como con respecto al continente  donde ha tenido una gran importancia la presencia militar.  Sumergirse en las calles de la ciudad que creció alrededor de su arsenal, construido en 1631 por Richelieu, en las orillas del río Penfeld es muy pintoresco.

Incluso hoy en día, la base naval sigue siendo el motor económico de la ciudad que fue completamente reconstruido después de los bombardeos de 1944. Paseando por el centro de la ciudad, se encuentra el monumento más antiguo de la ciudad, el Castillo de Brest… de diecisiete siglos de antigüedad. Alberga el Museo Marítimo, donde se expone toda la historia militar de la ciudad, incluyendo una colección de maquetas de barcos.

La bahía de Brest, excelente espacio para paseos en barco, o el pueblo de pescadores Meneham también llegan a seducirte. Cada verano,los muelles de Brest invitan a conciertos gratuitos. Y luego, durante una semana cada cuatro años, Brest organiza reuniones internacionales de veleros tradicionales, Les Tonnerres de Brest, fantástica reunión de miles de barcos de todo el mundo, venidos de los cuatro rincones del mundo!

Comer en esta zona es una delicia,las riquezas del mar son suficientes para satisfacer los paladares más exigentes: cigalas, ostras, almejas, camarones, bígaros … son los ricos platos de marisco.

Estuve varios días con el equipo de windsurf participando del mundial , conocer gente de tantos países, jóvenes como yo que en ese momento , para muchos, era la primera vez que viajaban al exterior fue una gran experiencia.

Salir de la zona de confort

La estructura mental de las personas depende estrechamente del lugar donde fueron criados. Conocer distintas voces ayuda a comprender cómo funciona la mente de otras personas y a cruzar ideas aceptando la visión del otro. La retroalimentación cultural afecta tus actitudes cuando vuelves a casa, te convierte en una persona abierta que puede apreciar distintas escalas de valores en sus contextos. Serás capaz de dialogar con personas que discrepan con tus ideas sobre el mundo, pero podrás argumentar tus opiniones y aceptar las ajenas fomentando un ambiente de intercambio.

Crece la humildad, la confianza y sobre todo la tolerancia. Aumenta la capacidad de hacer amigos, de aprender idiomas, de sobreponerse a circunstancias adversas. Es maravilloso, rico y súper recomendable.

En ese momento no pude ver todas estas cosas que años después de haber vivido en varios países pude darme cuenta de todo esto. Esta experiencia fue el principio.

Y un consejo más, no te vayas de Brest sin visitar el Oceanopolis: un parque acuático que recrea los océanos del mundo (único en Europa), con enormes acuarios y una clínica para focas. ¡Hasta podrás tocar algunas especies de la fauna marina!.

¿Lo sabías?

¡Mil millones de truenos… de Brest!

El capitán Haddock de Tintín solía utilizar la expresión “¡Mil millones de mil truenos!”. En realidad esa expresión corresponde a la traducción del francés “¡Trueno de Brest!”, que hace referencia a los cañonazos que durante casi tres siglos todos los días (a las 7 de la mañana y a las 7 de la tarde) marcaron el ritmo de Brest.

 

Un beso para todos

Marina