Día de spa.

Es lindo recibir un mimo. Están de acuerdo?

Para mi cumpleaños me regalaron un voucher para hacerme un masaje y poder relajarme con las distintas propuestas que ofrece el spa de este reconocido hotel de Buenos Aires.

No es frecuente poder darse este tipo de mimos. Este domingo es el día de la madre en Argentina así que lo tomo como un día de relax para mi bienestar y porque como mujer merezco tener estos espacios.

La mañana primaveral comienza media gris y fresca, con el bolso ya al hombro me voy al hotel.

El mismo se encuentra en Recoleta, un barrio que aún no he podido recorrerlo a pie.

Al entrar me dirijo al mostrador de la recepción, el área es grande, con una alfombra color rubí y tonos dorados en la decoración. Detrás mío escucho voces de hombres hablando en Inglés donde uno de ellos explicaba cómo llegar a un centro comercial al aire libre que está por el barrio de Palermo.

Después que el concierge me explicó cómo llegar a la zona del spa, voy hacia donde están los elevadores, en el camino veo un bar muy bien abastecido, algunas mesas y sillas donde, en una de ellas, una pareja bebe cerveza.Veo el reloj , son las nueve y cuarenta y cinto de la mañana.

Entro al ascensor y automáticamente tengo un déjà vu. Me transporto a un hotel en Bangkok que por dentro era muy parecido en estilo con este, que tiene unas manijas doradas y piso de mosaico con las siglas del hotel grabadas.

Bajo al subsuelo y me encuentro con un laberinto sinuoso, sigo los letreros, subo unos escalones de madera oscura y un espacio iluminado, blanco, de aspecto limpio y con un bello jardín de invierno me dan la bienvenida al spa.

Cuadros con colores pasteles, música suave, una mesa con agua saborizada con pomelo, latas de gaseosas, un bol de frutas y una tetera.

Escucho que la recepcionista me da los buenos días.

Cotejamos los horarios para el almuerzo y el masaje y me muestra las instalaciones que puedo usar.

Decido en primer lugar hacer mi rutina de ejercicio, según la planilla hoy me toca una hora de bicicleta. Cuando me pongo las pilas soy disciplinada y tengo una meta entre ceja y ceja.

Ya vestida con calzas y remera dry fit, agua, auriculares y mi telefono entro al gimnasio.

Había solo un hombre, de esos que uno ve en las revistas de moda, o en esas propagandas de perfumes.

Él me dice-Good morning, yo sonrío y le digo -Morning! pero mi cabeza dice- hola papasito hermoso!

Hay dos bicicletas del modelo que yo buscaba, en una está el adonis en otra yo, ambos sudamos a la par una hora sentados, ambos escuchando el sonido de una música y mirando las noticias en la pantalla del equipo. Cada uno con sus pensamientos.

Me siento contenta, me encanta hacer ejercicio, uno se siente endorfinada!. Bebo agua, alongo y me voy a dar una ducha.

Ya desnuda,con una toalla en la mano y dos vasos de agua entro al sauna húmedo, me recuesto, me voy relajando de a poco.Cierro los ojos y allí me quedo un buen rato.

Cuando siento que ya estoy echa agua, me siento y salgo a meterme en la ducha escocesa, esa que sale agua por todos lados como chorros.Es genial; necesitaba esa agua templada y sentir los chorros como una buena sacudida.

Ya se acerca el horario para almorzar, después de mi tercera ducha del día me visto.No me pongo la bata porque vieron que en pocos lugares son grandes y yo que tengo mis caderas me quedaba media abierta.Bueno, por eso me traje mi vestidito.

El almuerzo lo elegí bien saludable seguido de un rico té de jengibre.Me hizo pensar en vos Lore.

Como aún tengo más de media hora para el masaje me voy a sentar en unas poltronas en la zona del jacuzzi.

Al rato meto los pies en un circuito de piedras calientes y frías y finalmente al jacuzzi, que delicia -pienso.

Amo el agua, ya saben es mi medio.Me entrego al placer del disfrute.Cierro los ojos, y como una membrana permeable,recibo sensaciones.

A las dos y cinco Marcelo, un terapeutade ojos azul profundo,me llama para el masaje donde la sala huele a cítricos.

Ya estoy entrando en ese relax zen que llamo yo; porque como soy tan acelerada me cuesta bajar los decibeles.

El masaje es fantástico, descontracturante, no sólo de músculos sino también del inconsciente.

Agradezco a la vida y a mis amigas por este lindo regalo, una experiencia de placer. Qué mejor!.

Decido pasear por las calles de Recoleta, miro las boutiques exclusivas, observo la gente caminar, miro hacia arriba para ver los techos de algunos edificios,muchos de ellos, con un valor arquitectónico muy valioso como la librería El Ateneo Splendid que es una maravilla. Otros de estilo francés fruto de su pasado aristocrático, hay elegantes bloques de departamentos,antiguas mansiones convertidas algunas en embajadas y hoteles de lujo.

En este barrio hay una gran actividad cultural protagonizada por el Museo Nacional de Bellas Artes,la Biblioteca Nacional y el centro cultural Recoleta. Los fines de semana hay una gran feria de artesanías en Plaza Francia.

Son las seis de la tarde, voy a lo de mi amiga Stella a charlar un poco y de paso busco a mi hijo.

Cómo no escribir sobre este día.

Buen fin de semana para todos y para las madres un feliz día especial porque yo considero que son todos los días nuestro día.

Ojalá puedan darse un mimo un día de estos.

Me llama Ste, apuro el paso y truqui truqui como dice ella.

 

 

fullsizeoutput_441IMG_9890

Marina.

 

 

 

 

 

Paseando por el “otro mundo “

Hoy me despierto bien temprano, llevo a mis hijos al colegio y sigo camino .

Me pongo los auriculares , abro la app y comienza el conteo 10,9,8… iniciando entrenamiento -dice la gallega con la voz en ON y yo comienzo a correr .

No me fijé una ruta determinada solo sigo por una calle donde para mi sorpresa hay una plaza muy linda , hago una vuelta y sigo para otro lado . Quiero correr media hora y volver al gym a seguir con bicicleta .

Después de almorzar me voy al conurbano bonaerense , es decir , voy a provincia. Hay gente que dice que “es otro mundo “.

Ya en el colectivo , sentada con lapicera y mi cuaderno de notas,miro por la ventana . Hace calor .

Paso por el cementerio de Chacarita , está pintado de un color rosa pálido. La entrada principal está compuesta por unas columnas redondas y de cada lado una palmera , si tuviera mi cámara , – pienso, hubiera sacado esa foto , una buena composición y ese cuadro hubiera quedado como una postal de este lugar en Buenos Aires .

El colectivo 63 acelera , el cementerio es enorme. Alrededor hay un parque nuevo bien verde con juegos de colores para niños,que llega a desentonar con el lugar.

Veo otros dos cementerios uno al lado del otro , el Alemán y el Británico. El paredón gris continúa por muchas cuadras más .

El colectivo sigue por calle Osorio y veo un cartel gigante que dice “ Depósito de cartones “, muchos edificios viejos . El  barrio de los depósitos- pienso .Luego , paso por las vías del tren donde varios hombres con mamelucos trabajan en la nueva estación . Hoy hay muchos locales cerrados porque es el día del empleado de comercio.

Ya no sé en qué barrio estoy , solo se la calle del destino final .

Escucho a una chica decirle a su madre que suele tener ideas “ideOtas”; malas ideas que generan kilombos.

Me quedo pensando en ese gran bloque de paredones;el  cementerio .

Cada uno , si es que puede, decide yacer en un cajón , bajo tierra o convertido en cenizas . Yo elijo la última opción , no me gusta estar encerrada . Devolvería  mi cuerpo al mar donde creo que pertenezco .

Y mi alma , pues, espero que tenga una vida nueva de mucho aprendizaje y que pueda vivir en paz en otro cuerpo o que vuele a donde sea.

Recuerdo lo que escribí en mi relato de “il dolce  far niente” y en la frase de Celia Cruz “ la vida es una sola”, y tanto se habla de esto hoy en día . De vivir cada día , de disfrutar de lo bueno y lo malo y seguimos adelantados al calendario , caminando con prisa , concentrados en las tareas y responsabilidades , en lo que debemos o no hacer .

Me da la sensación que hay que cambiar de posición o percibir desde otro lado , desde otra óptica , más profunda y más simple para llegar a “ vivir disfrutando de la vida “.

Como que pareciera inalcanzable .

Creo que puedo disfrutar de un instante , de momentos , de un gesto , de saborear mi comida preferida, de escuchar a mis hijos, de abrazarlos ,de mirar a los ojos a esa persona especial .

Es necesario parar y observar ,porque de otra manera es como que la “ vida que hay que disfrutar “ nos lleva puestos “ . Espero que todos podamos llegar a Chacarita o donde elijamos terminar ,felices por la vida que hemos tenido .

Levanto la cabeza , voy por Avenida Nazca . Observo la gente que va en el colectivo y veo caras nuevas . La chica y su madre siguen conversando , esta vez criticando a los peatones que caminan a dos por hora .

Es un viaje largo , siempre que viajo en transporte público a lugares que no conozco voy como tensa . Miro nombres de calles , los nombres de los negocios o algún color que me llame la atención . Tengo memoria visual . Por suerte no hay mucho tráfico . Seguramente llegaré media hora antes . En esta ciudad es difícil calcular los tiempos .

Me dio sueño. Me fijo en mi teléfono y faltan tres kilómetros . Voy por  un barrio con  muchos talleres mecánicos y carnicerías .

Veo unos tubos grandes con las siglas FACA no se que serán, o qué significa .

Miro de nuevo el google maps, -uy! Estoy a novecientos metros !.

En tres minutos llego a destino . Estoy en el conurbano , sector Tapiales, después de una hora y quince minutos.

Después de un par de horas retorno a mi casa . De nuevo en el 63 por calles poco conocidas;la tarde está bonita,soleada y un poco ventosa.

Ya en Capital Federal o Caba. El mismo mundo con   calles y nombres conocidos , carteles ya observados .

Mi barrio .
Feliz semana para todos !

Café con amigas

Estoy de pie en la esquina de Scalabrini Ortiz y Paraguay esperando que la señal del semáforo me de el ok para cruzar la calle. Hoy es Jueves, no recuerdo el día, pero estamos en el mes de Octubre.
Salgo de la tercera consulta médica ya cansada, movilizada y con apetito, sigo caminando buscando un bar donde sentarme a tomar algo fresco .
Mientras espero mi refresco y mi almuerzo escucho hablar a tres amigas, todas ellas de unos setenta y pico . Antonia y Alba vestidas con calzas de gimnasia recién llegaban de la clase de cha cha chá y pidieron ensalada de frutas ;al rato llegó Susana, parece que era su cumpleaños ya que no paraba de responder el teléfono y de decir “Gracias por acordarte de esta vieja” y pidió café ya que madrugó porque la llamó por teléfono el hijo de Italia bien temprano, aquél que se casó con Miriam ,hija de la contadora del barrio.
Al escuchar su historias, muy divertidas por cierto, me vi con esa edad y mi grupo de amigas preguntándome de qué cosas conversaríamos.
Antonia contaba que su ex marido Rolando esta de novio con una señora que baila tango, cuando Susana interrumpía y le decía: Tu ex marido siempre tuvo buen ojo para la milonga, se acuerdan cómo bailábamos en el barrio?
-Era tango de barrio decía Alba, yo salía con Roberto y cómo chupábamos! y se reían a carcajadas.
Al rato, mientras yo me deleitaba con la comida, cuentan la historia de María que quedó viuda hace poco pero que ya tenía a Rodolfo que le arrastra el ala. Rodolfo aparentemente fue el primer marido de María, él siempre siguió enamorado de ella , vaya a saber que pasará decía Susana… “María necesita alguien más joven y divertido, ese Rodolfo ya la hizo sufrir.”
Y así fui escuchando historias, risas, momentos, experiencias .
Historias ajenas , historias de mujeres.
Pedí la cuenta al mesero, ya con una sonrisa, con la panza llena y tranquila.
Todo pasa pensé.

 

Día de deporte

5 pm. Corremos para alcanzar el colectivo, hoy se practica fútbol .

Al entrar al polideportivo ya se ven caras conocidas, los chicos entran a la cancha grande, allí entrenan tres categorías y todos están con su camiseta roja.

El pasto no está tan verde pero se va coloreando con los conos de colores que los profesores han puesto, los botines fluorescentes y la alegría de los chicos hacen que la espera en las gradas de la tribuna no sea tan larga.

Yo escribo o leo, tomo mi agua, observo.

Algunas madres traen mates con galletas, otros padres llegan más tarde, apurados, para llevar a ver jugar a sus hijos.

Otros se sientan todos juntos en el único espacio que queda de sol, ya son las 5:30 pm. En un rato el sol ya se esconde por detrás de un edificio gris.

Hoy hay viento, está frío. Me pongo a chequear y releer mi último cuento escrito, tacho algunas palabras , cambio otras. Me pregunto si dejo así el final o continuo.

Miro al frente, uno de mis hijos juega de arquero, el otro en la otra punta lo veo hacer pases con su compañero Román.

Aún no tengo la respuesta, si seguir escribiendo sobre ella, mi personaje ,o darle un punto final.

Empieza a oscurecer, 6:30 pm, suena el silbato dos veces. Fin de la práctica del día.

Los padres nos acercamos a los chicos, los abrigamos, algunos preguntan cómo te fue? , otros te divertiste?

Cada chico con su historia, con sus sueños, se saludan y hasta la próxima.

Busco a mi otro peque y nos vamos.

6:40 pm corremos para alcanzar el colectivo, ahora regresamos a casa.

Domingo

Ultimo día del mes de Enero, Buenos Aires amaneció con 20 grados de temperatura, son las 9 am y yo aquí en la piscina, me quedan 10 minutos para cumplir con mi objetivo #losdomingossenadatemprano . Mientras, pienso en cómo será mi día.

Los niños saldrán a pasear en un rato así que acelero las brazadas.

Tengo muchas ganas de ir al cine pero antes pienso que con este clima cálido dar una caminata por mi barrio es un buen plan.

Pantalón negro , camiseta negra, zapatillas negras, me hago una cola de caballo, me coloco un par de aretes , agarro mis llaves, mi teléfono y mi cartera y salgo con mi paso apresurado, característico, muchas veces criticado.

No se cuál dirección tomar, pero me aventuro a deambular por algunas calles que no suelo recorrer habitualmente. Me topo con  nuevos negocios, me detengo, observo , trato de memorizar en que calle están para regresar otro día. Hoy día Domingo la mayoría se encuentran cerrados. Sigo callejeando. Aminoro mi paso cuando me encuentro con la Avenida Cabildo. La misma un día de semana en horarios picos se encuentra saturada de personas caminando por sus calles, el tráfico de autos, taxis y de colectivos es un infierno pero hoy a pesar de sus calles sucias, de mendigos durmiendo en la vereda, de algunas que otras personas en la espera de que su colectivo llegue se transita en paz.

La paz se te acaba cuando pisas una baldosa de un lado y salta agua por el otro, se te ensucian los zapatos y uno larga una sarta de palabrotas negativas .

Pero siguiendo mi paseo, cruzo la Avenida, paso por la librería el Ateneo, un lugar que me atrae, me inspira a entrar siempre, hoy al estar cerrada igualmente me detengo en sus vidrieras. Al seguir tomo nota mental de volver.

A una cuadra se encuentra la Plaza General Belgrano , poco a poco se va llenando de vendedores, se organiza como una especie de feria artesanal. Mujeres colocando sus productos en las estanterías, algunos turistas pasean con sus mapas en las manos. Yo continúo y me cruzo hacia el Museo de Arte Español Enrique Larreta .

La casa, de arquitectura colonial fue la residencia del escritor argentino Enrique Larreta adepto al arte y literatura española. Decido entrar. La casa  de color blanca con tejas rojas tiene un jardín andaluz hermoso detrás . Me quedo un rato allí sentada, se respira aire puro, no hay nadie.

Miro mi reloj, es hora de seguir, quiero ir al cine y mi función comenzará en cuarenta minutos pero antes quiero tomarme un te de peaches and roses de un lugar que me gusta mucho ir que se llama Tea Connection.

Mientras bebo mi te leo el diario de papel cosa que me encanta hacer los fines de semana. Que dicha es poder tener estos momentos de disfrute en esta gran ciudad. Lo bien disfrutado jamás será olvidado dicen.

Miro mi reloj, en cinco comienza la película Una buena receta, pago, cruzo la calle, entro al cine, el que me recibe troquela mi entrada, adentro somos cinco, me acomodo, me pongo mis lentes , soy miope y no veo de lejos. Entran dos mujeres que no paran de hablar. Las miro.

Otra señora sentada delante de ellas se da vuelta y les dice: “Disculpen pero si quieren conversar, allí afuera se encuentra la confitería”. Me sonrío.

Ahora la sala está en silencio.

Apago el teléfono. Comienza la función.

Marina

 

 

 

 

 

 

 

 

123 Cajas

Hoy es Martes 26 de Octubre, estoy en Buenos Aires, y anoche dormí excelente.
Desayuno con mis peques, llevo a uno a la escuela y al volver se dibuja una sonrisa en mi cara, apuro el paso. En un par de horas llegará mi mudanza .
Al llegar bebo mi smoothie, hoy necesito energia !
Dos horas mas tarde ya veo el camión , me siento movilizada.
Bajo. Veo a Luis, es el portero de turno y me Saluda.
Rompen el precinto , ahí se ven mis cajas, mis cosas.
Cuando subo, prendo mi mac y pongo música.
Voy indicando a dos hombres uniformados , de aspecto prolijo, bien peinados y amables dónde poner cada una de las 100 cajas.
Esas cajas que arme hace 3 meses y 26 dias atras en Baku, Azerbaijan.
Me siento movilizada porque despues de algunas y tantas veces que he armado y desarmado casas hoy me sale ponerme a escribir eso que se siente al poner una casa dentro de varias cajas y eso que uno siente al recibirlas en otro Nuevo lugar.
Bueno …es que mudanza y movilizada combinan no?
En este experiencia que elejí vivir por algunos años e escuchado a muchas amigas con más o menos experiencia en esto del trajín de ir y venir por este pequeño mundo que las mudanzas son estresantes, para algunas es como poner la vida de uno en varias cajas y partir hacia un nuevo destino , hacia nuevas experiencias, para otros es otro trámite mas.
Una mudanza de casa implica también seleccionar, guardar, regalar, vender, donar, empacar, es un proceso, un proceso de cierre, de finalizar una etapa, etapa de duelo , tambien de esperanza , de incertidumbre, de anhelos y cosas nuevas por vivir.
Hoy, mientras veo pasar a estos hombres ya un poco menos peinados y con leve sudor en sus rostros me pregunto qué de todo lo que recibo en estas cajas es lo que preciso.
Cómo es que ese juego de ollas tan bonito comprado en China al momento de empacarlo pedi que lo embalen con cuidado porque era muy importante para mi y en estos tres meses que no lo tuve ni siquiera me acordé que lo tenia.
Cuantas de estas cosas materiales que recibo hoy en mi Nuevo hogar son realmente cosas que tienen un valor para mí.
El ser humano se adapta eso es claro. Se recicla, renace.
Veo a mi hijo abrir la caja de juguetes con mucha alegria, y acaba de encontrar su bicicleta!
Yo tambien me emociono al ver llegar la caja de mis libros, mi maquina de fotos, y claro mis cajas de zapatos!
Cada caja contiene cosas que me hacen recordar a un amigo, a un lugar, un olor, una experiencia, a aquellas vivencias , a muchos de mis viajes, a mi compra favorita, a ese regalo que no me gustó pero que lo sigo guardando, todo eso es parte de mi, de mi identidad.
La musica suena , se escucha Hips Don’t Lie de Shakira.
Estoy de pie en el medio de la sala, rodeada de cajas numeradas, los dos hombres me miran y me dicen: Señora Marina está bien? Creo que ya terminamos.
Levanto la vista…les sonrío.
Tiene trabajo , me dice uno de ellos
Sí,le replico. este proceso de abrir, desempacar, reubicar y asombrarse al ver algo como si fuera por primera vez, trae trabajo, trae alegria , es un recomenzar
Entonces buen recomenzar señora Marina!.
Hay que reubicar, resituar. Lleva tiempo .
Mi casa, mis recuerdos, hoy vuelven a mí.
Una mudanza Es un proceso de inicio de etapa también .
Comienzo a abrir la caja numero 29, era el número de mi vela de windsurf recuerdo. Sonrío.
Nuevos rumbos, nuevos aires. Bienvenida a Buenos Aires.

Hoy es Martes 26 de Octubre, estoy en Buenos Aires y anoche dormí excelente. Desayuno con mis peques, llevo a uno a la escuela y al volver se dibuja una sonrisa en mi cara, apuro el paso. En un par de horas llegará mi mudanza .
Al llegar bebo mi smoothie, hoy necesito energía !
Dos horas mas tarde ya veo el camión , me siento movilizada.
Bajo. Veo a Luis, es el portero de turno y me saluda.
Rompen el precinto, ahí se ven mis cajas, mis cosas.
Cuando subo, prendo mi Mac y pongo música.
Voy indicando a dos hombres uniformados, de aspecto prolijo, bien peinados y amables dónde poner cada una de las 123 cajas.
Esas cajas que arme hace 3 meses y 26 días atrás en Baku, Azerbaijan.
Me siento movilizada porque después de algunas y tantas veces que he armado y desarmado casas hoy me sale ponerme a escribir eso que se siente al poner una casa dentro de varias cajas y eso que uno siente al recibirlas en otro nuevo lugar.
Bueno …es que mudanza y movilizada combinan no?
En este experiencia que elegí vivir por algunos años e escuchado a muchas amigas con más o menos experiencia en esto del trajín de ir y venir por este pequeño mundo que las mudanzas son estresantes, para algunas es como poner la vida de uno en varias cajas y partir hacia un nuevo destino, hacia nuevas experiencias, para otros es otro trámite mas.
Una mudanza de casa implica también seleccionar, guardar, regalar, vender, donar, empacar… es un proceso, un proceso de cierre, de finalizar una etapa, etapa de duelo , también de esperanza, de incertidumbre, de anhelos y cosas nuevas por vivir.
Hoy, mientras veo pasar a estos hombres ya un poco menos peinados y con leve sudor en sus rostros me pregunto qué de todo lo que recibo en estas cajas es lo que preciso.
Cómo es que ese juego de ollas tan bonito comprado en China al momento de empacarlo pedi que lo embalen con cuidado porque era muy importante para mi y en estos tres meses que no lo tuve ni siquiera me acordé que lo tenía.
Cuántas de estas cosas materiales que recibo hoy en mi nuevo hogar son realmente cosas que tienen un valor para mí.
El ser humano se adapta eso es claro. Se recicla, renace.
Veo a mi hijo abrir la caja de juguetes con mucha alegria, y acaba de encontrar su bicicleta!
Yo tambien me emociono al ver llegar la caja de mis libros, mi maquina de fotos, y claro mis cajas de zapatos!
Cada caja contiene cosas que me hacen recordar a un amigo, a un lugar, un olor, una experiencia, a aquellas vivencias , a muchos de mis viajes, a mi compra favorita, a ese regalo que no me gustó pero que lo sigo guardando, todo eso es parte de mi, de mi identidad.
La musica suena , se escucha Hips Don’t Lie de Shakira.
Estoy de pie en el medio de la sala, rodeada de cajas numeradas, los dos hombres me miran y me dicen:

– Señora Marina está bien? Creo que ya terminamos.
– Levanto la vista…les sonrío.
– Tiene trabajo , me dice uno de ellos
– Sí, le replico, este proceso de abrir, desempacar, reubicar y asombrarse al ver algo como si fuera por primera vez, trae trabajo, trae alegría , es un recomenzar.
– Entonces buen recomenzar señora Marina!

Hay que reubicar, resituar. Lleva tiempo .
Mi casa, mis recuerdos, hoy vuelven a mí.
Una mudanza es un proceso de inicio de etapa también .
Comienzo a abrir la caja número 29, era el número de mi vela de windsurf recuerdo, así como también aquella caja especial,que en otro tiempo y lugar, nunca pude  llegar  a abrir.
Nuevos rumbos, nuevos aires. Bienvenida a Buenos Aires.