Gisela

  De todos los sonidos horribles que había escuchado, ninguno se comparaba con el áspero, constante y doloroso martillazo del despertador de los lunes. Como

1 2