Ilusiones del alma

“Algunas veces dar a alguien una segunda oportunidad es como entregarle una bala extra porque falló la primera vez”. Anónimo……………………………………………………………………………………………………………

La Mujer

Para mí, la mujer es un ser vivo extraordinario, al igual que un hombre, un niño, un animal y así sucesivamente.

Hoy escribo sobre nosotras. Sobre mí también.

Yo disfruto de serlo, aunque a veces me gustaría saber cómo se siente ser hombre.

No tener problemas con las hormonas, que no te llegue la regla, no usar sostén, ver las cosas desde otra visión, tener pene y pelotas y hasta de ver cómo se experimenta tener un orgasmo masculino.

Pienso que todas renegamos un poco por ser mujer pero nos seduce al mismo tiempo. Nos encanta poder usar tacones que nos estilicen las piernas, sentirnos sexy, comer sin culpa, llorar por  amores no correspondidos, decir que no tenemos tiempo para nada y al mismo tiempo hacer malabares para barajar la rutina diaria. Juntarnos con amigas y reírnos a carcajadas, cambiarnos el color del pelo cuando nos plazca, echarle la culpa a la menstruación si estamos de mala leche.

Amamos el chusmerío, admiramos a otras mujeres . Creamos reglas y las rompemos, podemos jugar a vivir diferentes roles, salir airosas de discusiones, llevar un bolso de mano con miles de item que muchas veces no usamos. Sabemos que con un pinta labios rojo nos comemos el mundo. Solemos tener visión del todo y no sólo de una parte. Queremos salir bonitas en la foto, elegimos quién queremos ser.

Enorgullecernos del lado lúdico del feminismo.

Porque nó, no somos unas señoras amargadas con el ceño permanentemente fruncido. De hecho, nos compadecemos de quienes piensan que somos así. Comprometernos en una causa común ha hecho que conozcamos a gente nueva, que hagamos amigas con las que compartimos ideales.

Al menos a mí, también me gusta que me digan piropos en la calle. Ser notada cuando entro a una fiesta, emocionarme cuando veo una telenovela, regalarme mimos, ir a la peluquería, tener la manicure prolija, recibir un abrazo de oso y más si es de mis hijos.Me gusta a mis casi cuarenta años, sentir que hay experiencias que me emponderan como persona y otras que han sido una cagada, reinventarlas para que la cuenta de positivo.

Soy una mujer madura que trata de encontrar el balance, a veces insegura sobre los tacones altos, otras, trayendo vida, sonrisas y color, libertad y Amor.

Apresurados

Me viene una frase de mi querida escritora inglesa Virginia Woolf que dice así:

¨No hay necesidad de apresurarse.

No hay necesidad de brillar.

No es necesario ser más que uno mismo.¨

Hoy conversaba con una señora desconocida, de esas tantas que las mujeres nos cruzamos en el salón de belleza sobre este tema.

Ella contaba que con sus 75 años disfrutaba de momentos, duren cinco minutos o una hora y media. Que a esta altura, si bien hacía varias cosas a la vez porque aún trabaja, elige realizar lo que le hace bien. De pensar en positivo y ser específico en lo que uno va deseando, decirlo en voz alta y ser paciente.

Se armó un lindo debate mientras sonaban de fondo los secadores de pelo, algunas risas, y la música reggaetonera que salía de esos parlantes.

Hace mucho que vengo trabajando en mi persona, en esto de ejercitar la paciencia, el estar sereno, el aprender a escuchar. A veces se me hace tan difícil porque soy contestadora.

No hay necesidad de brillar pero sí de ser uno mismo siempre. Y ser fiel a esto, a respetarse con los deseos mas íntimos digan lo que digan los de afuera.

Mi generación tiene esto; de que muchas familias, amigos, compañeros de trabajo nos critican tanto tanto lo que uno desea, que solemos desviarnos de eso que tanto nos motiva a emprender algo nuevo. Algunas familias son tan “unidas”que llegan a asfixiarse entre ellos y generación tras generación repiten y repiten los mismos esquemas.

En mi opinión es preciso aprender a elegir y pensar desde uno mismo. Crear situaciones donde estemos rodeados de gente que nos nutre en algún punto, aprender a decir que no, apoyarnos en los que nos dan herramientas para que seamos exitosos. Que pensemos en positivo y dejemos de usar los “peros” – me doy cuenta que yo los uso mucho en mi vocabulario cotidiano.

Sentirnos especiales, saludables, ir con calma, conscientes a las acciones que vamos atravesando, sin prisa.

Dar el ejemplo a nuestros hijos que podemos ser libres y empoderarnos con lo que deseamos accionando lo que tenemos dentro. Alentando nuestras fortalezas, desafiando nuestras debilidades sin necesidad de apresurarnos, sin necesidad de brillar, solo ser y convertirnos en personas sanas, reciclándonos permanentemente.

 

 

 

 

 

Verano

Acá en Argentina estamos en Verano, época esperada por muchos para tomarse vacaciones.

Algunos eligen ir a la montaña o al lago, otros a zonas de ríos y los que pueden, en la búsqueda de un mar cálido o nó, pero mar al fín.

Creo que ya saben que amo el MAR. Llevo en mi nombre esa palabra, mi signo del horóscopo es agua y cangrejo, he practicado por mucho tiempo deportes acuáticos y siento que es un medio en el cual me siento serena.

Llegar a una playa y sentir la arena en los pies, acercarse al agua me provoca éxtasis.

Alguna vez probaron bañarse desnuda en el mar?

Es una de las rutinas de belleza, como yo llamo, que hay que hacer al menos una vez en la vida.

Más allá de lo científicamente probado, como por ejemplo que nadar desnudo, sobre todo en aguas frías, estimula la producción de endorfinas en tu cuerpo, éstas a su vez aumentan los niveles de energía, disminuyen la depresión y causan la sensación de felicidad.

También se dice que la fricción de la ropa ajustada con tus zonas genitales al nadar puede propiciar irritaciones e infecciones por hongos. Desarrollar actividades desnuda puede ayudarte a tener niveles más altos de aceptación de tu cuerpo, hacerte socialmente menos penosa y más reflexiva. Te olvidás de la vergüenza.

Despertarse bien temprano, oler el amanecer, soltarte el pelo, caminar por la arena que masajea tus pies y antes de darte cuenta si el agua está muy fría o no, zambullirse en el agua y nadar desnuda, hacer la plancha boca arriba sintiendo el cuerpo moverse al compás de las olas, dejando la mente en blanco y solo respirar.

Sintiendo cómo el agua salada se mete por los poros y quedarse así un rato largo meciéndose.

Hay otras rutinas de belleza para hacer desnuda. Dormir sin ropa, el contacto con las sábanas estimula la mente. Hacerse una exfoliación de la piel y un masaje con crema corporal. Claramente hacer el amor, guerra de almohadas, cocinar desnudos, acostarse piel con piel a ver las estrellas, entre otras cosas si estás en pareja.

Al natural es mejor.

IMG_0256

Ilustración de:

index_r3_c23

Dietas

Llega esta época del año y tanto hombres como mujeres se enloquecen con los kilos de más que aparecen como ¨de repente¨. En verano usamos ropa más suelta, menos ropa, mostramos más y parece que en dos meses podemos cambiar de hábitos alimenticios yendo a un profesional para que nos de esa dieta milagrosa o aquella donde tenemos que ir a comprar semillas del Congo con verduras del barrio Chino, el batido de proteína o frutas tropicales del Caribe.

Es claro que para los que no practican deporte o no se cuidan durante el año les será más difícil aceptar que esos kilos de más no son de hace un mes.

Es un proceso, un estilo de vida, un cambio de hábitos.

En mi caso personal, estoy en un proceso de cambio, de buscar ese bienestar y trabajar para estar saludable. He estado flaca, gorda, y obesa.

OBESIDAD

Qué palabra no? En Argentina, la tasa de obesidad es una de las más altas de América latina. Más del 60% tiene sobrepeso.

De chica siempre hice deportes y después de mis embarazos me dejé estar, llegué a tener esta enfermedad que se llama OBESIDAD.

Ser obeso no es tener  3 o 4 kilos de más, no es sobrepeso, es una enfermedad y hay que tratarla como cuando nos enteramos que tenemos cáncer y hacemos de todo para sanar.

Hace dos años cuando fui a una consulta mèdica, el doctor me preguntó – ¿ Porqué estás acá?. Y yo le respondí que quería bajar de peso. Me hizo la misma pregunta dos veces más y me dijo: -Estás acá porque querés sanarte, la obesidad es una enfermedad.

Fue duro pero es la verdad, 30 kilos de más no son solo kilos de más.

La idea es sanar y cambiar el chip para que esto sea un proceso de disfrute, que no es fácil, pero se necesita ser disciplinado y seguir adelante.

Este trabajo es para toda la vida, encontrar el balance, el equilibrio. No es , no comer más pastas ni poder disfrutar de una copa de vino. Va más allá.

Ponemos miles de excusas, que el trabajo, que no hay tiempo, que los hijos y yo me pregunto-¿Y yo?, ¿Quién me cuida?.

El paso lo tenemos que dar cada uno desde el darse cuenta que es nuestro cuerpo el que sufre, es la baja autoestima que se nos presenta al vernos frente a un espejo.

Es decir BASTA!, hoy comienzo el cambio.

Llevo bajado 21 kilos, sé que aún falta pero puedo hacerlo y el desafío mayor será sostenerlo en el tiempo. Aprender a alimentarnos de forma saludable comiendo rico y variado es posible. Sentimos más energía para encarar el día, hacer ejercicio también ayuda mucho a relajar un poco el ¨coco¨, los mambos y problemas diarios.

Les comparto un video con un poco de humor.

Cuídense, los abrazo.

 

Gym y Dietas

 

 

 

 

 

Noviembre

Este mes siempre comienza con hechos fuertes e intensos. Yo le llamo: el comienzo de la histeria de final de año.

Mes de muchos eventos, cumpleaños, exámenes, amigos preguntándote qué harás para las fiestas de fin de año y si te vas de vacaciones, cuándo te vas, en cuál fecha regresas, dónde y hasta llegan a preguntarte sobre tus proyectos del próximo año.

Aquí en Argentina, para los que tenemos hijos en la escuela, a esto se le suma los chat de grupos del grado, de fútbol, rugby, hockey, danza o patines que nos van informando sobre las actividades venideras.

Es como mucho no?

Vamos por partes.

Es cierto que ya, a esta altura del año, nos sentimos con la batería al rojo vivo, el cansancio se nota. Nos cuesta despertarnos, precisamos energía extra para llegar al 31 de Diciembre.

Hoy escuchaba un audio donde le preguntaban al entrevistado, un médico, qué recetaba para estos casos.

-Èl dijo entre otras cosas, que hay fármacos que no se encuentran en la farmacia. Que recetaba aprender a decir NO.

Desde hace unos años comencé con esta práctica que tanto tanto me costaba. Tenía la necesidad de justificar el porqué no, y me sentía culpable. O iba al otro extremo de decir SÍ a todo y para todos.

Es agotador,- me dije un día.

-BASTA!.

No es fácil decir que NO, o al menos para mi no lo fue. Cuando comenzamos a elegir nos liberamos un poco, es fantástico. Es una forma de cuidarnos, de aceptar nuestras limitaciones y aprender de a poco, porque esto es un ejercicio diario, que a veces ALGO es posible y no TODO.

Y te preguntarán qué te pasa, si estas bien. Te dicen ; te veo cambiada, y sí y por suerte! – pienso yo.

Estamos creciendo continuamente, tenemos dias tristes, otros estamos pum para arriba y así es.

Despacio, todo llega. Frase que está de moda, pero pareciera que la ansiedad, en la correría diaria hace que perdamos esa noción de cuidarnos, de tratar de vivir en el AQUÍ  y AHORA.

Nos cuidemos, digamos NO cuando veamos que no será posible, cada uno tiene sus razones, su mundo., sus problemas, sus valores, sus locuras.

La capacidad de resiliencia se labura.

NO SEAMOS CRUELES CON NOSOTROS MISMOS. NO BUSQUEMOS PRETEXTOS.

SEAMOS EN EL HOY. DESPACIO, SIN PRISA PERO SIN PAUSA.

…………………………………………………………………….

Mientras escribí escuché HOOPONOPONO, un sistema de sanación personal maravilloso. El mismo viene de los pueblos de Hawaii y consta en escuchar y repetir algunas palabras para sanar emocional y físicamente.

Tenemos que reconocer que todo lo que vivimos y vemos fuera de nosotros es lo que emitimos desde adentro.

¨Lo siento, te amo, perdóname, gracias, gracias, gracias.¨

¨Lo siento, te amo, perdóname, gracias, gracias, gracias.¨

Palabras poderosas y sanadoras.

Susana Majul.

Búscalo en youtube. Te lo recomiendo .

 

 

 

 

 

 

 

La comunicación en tiempos modernos II

La otra vez les contaba sobre las dificultades que tenemos en comunicarnos hasta con quien está sentado a nuestro lado.

Esa frase; Mejor no hablar de ciertas cosas…

¿Porque nó?- me pregunto.

La mayoría de los amigos de mi edad fuimos criados sin que se nos explique muchos temas como el sexo, la muerte, el amor, el disfrutar de uno mismo para poder estar bien con los demás sino por el contrario, el que dirán pesaba más que las propias elecciones para mejorar nuestro bienestar.

Hoy, que tenemos acceso a mucha información, sobre todo los niños, sucede que reciben de una manera más natural todos esos temas que antes eran ¨tabú¨.Los que somos padres a veces esto asusta pero pienso que hablar de la muerte por ejemplo, es algo importantísimo para que justamente sepan y valoren el TIEMPO, las EXPERIENCIAS, el vivir en el AQUÍ y AHORA, porque muchachos…. esto después se termina.

Dicen que el saber no ocupa lugar y en otros lugares el peor de los males es la IGNORANCIA.

Está genial poder hablar de política o religión sin creer que lo que uno sabe es la verdad absoluta. En cuanto a la religión, yo fui criada y educada como cristiana pero al ir conociendo otras religiones como el budismo, hinduismo,judaísmo, leyendo sobre las meditaciones, los cuatro elementos, y tantas cosas fui descubriendo más vocabulario con el que me siento identificada. Es lo mismo cuando Borges cita que uno extraña lo tiempos vividos en un lugar y no el lugar en sí. Con esto quiero decir que lo que aprendí de chica sobre religión por ejemplo, me ha servido y mucho en ese tiempo y en el hoy porque a parte de esos conceptos sumé otros para poder comunicarme con mayor amplitud.

Viviendo fuera del país tantos años uno mama esa cosa del darse cuenta de poder elegir, leer sobre muchos temas, religiones,culturas, hablar con alguien de una idea y que el otro te aporte y sume desde puntos totalmente diferentes, de esta manera poder compartir esa riqueza cultural con los que nos rodean es realmente fabuloso.

La parte solitaria del escribir es un tema, pero se puede hacer desde lo social haciendo cursos de mitología, escritura, filosofía y hacen que nos encontremos con personas muy ricas intelectualmente o nó. Pero siempre la palabra suma cuando una la usa con respeto y una escucha activa.

Hoy venía en el colectivo y éramos 7 personas leyendo libros en papel, algunos pocos miran la ventana pensando en quién sabe qué y la mayoría con celulares.

Pensaba que esta bién, es nuestra realidad, es una nueva herramienta que abre muchas puertas para el conocimiento, para comunicarnos, para escucharnos, para obtener información. El proceso de intercambio está. Tenemos que promover la calidad y la frecuencia con la que nos comunicamos sobre todo con las personas que amamos, con nuestros colegas, amigos, parejas,hijos, mascotas etc.

Soy yo tal vez que extraño los intercambios con un receptor al que le pueda mirar a los ojos, comunicar con mi parte no verbal, con mis emociones y con mi palabra.

Claro está que las acciones son importantes no solo lo que decimos.

Lo que me gusta de tu cuerpo, es el sexo

Lo que me gusta de tu sexo, es tu boca

Lo que me gusta de tu boca, es la lengua

Lo que me gusta de tu lengua, es la PALABRA.

Julio Cortázar.

Música escuchada mientras escribía, les gustó?.