Nuevo Slogan

KISS

Keep it Short & Simple



Intensa le dijo el terapeuta.
Ella lo observó con sus ojos fijamente.
Necesitas trabajar en eso, dijo la doctora.
Ella lo sabe, escribe con fibra roja la palabra CALLATE!
Intensa y loca, calma y profunda.
Así está ella, como el vaivén de las olas.

La Usura Afectiva

 Hablemos de amores buitres o de esos amores que piden algo (mucho) a cambio, con intereses muchas veces usurarios, malversando lo que significa el compartir amoroso. Hay una mirada casi bancaria sobre el amor, que no hace bien a los vínculos, porque en el amor el mismo hecho de dar ya paga, a diferencia del concepto de préstamo, que requiere que quien recibió devuelva aquello recibido.

Los “usureros del amor” dan, pero no. Son, por ejemplo, esos padres que suelen enrostrar a sus hijos todo lo que hicieron por ellos, sin tener en cuenta que es imposible para un hijo devolver lo que recibió por parte de quienes le dieron la vida. El diseño de la vida está hecho para que esos hijos, en el futuro, hagan circular el amor de sus padres ofreciéndolo a sus propios hijos, sin quedar rehenes de los “intereses usurarios” de quienes pretenden hacerles “devolver” lo impagable. En el amor, convengamos, no se devuelve; en todo caso se agradece, se honra y se ofrece amor nuevo y fecundo a quien nos da algo que es mucho más que un bien tangible y cuantificable.

Vemos muchas situaciones dramáticas dentro de esta habitual “usura afectiva” que nos hace recordar que por algo la usura es un delito, ya que abusa del poder y desangra al que cae bajo su pretensión. “Tantas noches te cuidé, y vos te vas”, puede decir una madre despechada y posesiva, clavando el puñal de la culpa al hijo que desea independizarse y crecer. La ecuación se torna imposible, salvo que el hijo renuncie a la propia vida. La natural tendencia de los seres humanos a honrar las deudas juega en contra en esos casos, ya que inhibe percibir que la verdadera deuda es con la vida, con un valor fecundo, y no con una idea del dar que amputa el crecimiento, disfrazando de pretensión moral lo que es puro egoísmo y afán de dominio.

En las parejas pasa algo parecido cuando vienen las listas de lo que se dio y lo que se recibió en la relación, en clave de que hay que devolver aquella deuda contraída. De hecho, a veces vale desconfiar de algunos ofrecimientos que, sin ser declarados como tales, son pagarés emitidos que obligan a una devolución futura con intereses incluidos. En esos casos, las personas se unen por la deuda, no por el amor. Es que la deuda así vivida, insisto, genera dominio, y, sabemos, algunas parejas confían en que lo que los une es la capacidad de controlar al otro.

Dar y recibir se unen en un mismo verbo: compartir. Allí no hay deuda, todo es abundancia, y, desde esa abundancia, el amor se vive como lo que es: pura libertad sobre la cual tallamos nuestro destino sin deberle nada a nadie, pero llenos de gratitud por lo que vivimos cuando nos animamos a querer.

“Contra los valores afectivos no valen razones, porque las razones no son nada más que razones, es decir, ni siquiera verdad.”

Miguel de Unamuno.

La Lluvia

Tiene algo especial la lluvia.

Un tono melancólico pero a la vez cada gota revitaliza, renueva.

Caminando bajo la lluvia estoy, sintiendo que cada gota que absorbe mi piel despeja todos mis miedos, todas mis dudas y a la vez nos regala siluetas surcadas por el agua que dan ganas de abrazar, de poseer.

La liberté de choix

La libertad, ser libre, la liberté . Palabra que viene a mi cabeza en estos días. A veces viene por partes, por vocales o como concepto entero. Viene como oleadas de esperanza, por momentos de vértigo, de futuro, de deseos profundos,de libertad de acción.

Y yo aquí me encuentro, sentada en la mesa de living con mate en mano, escuchando música con ganas de hilvanar palabras y crear un texto.

Minuciosamente empapándome con esta palabra que hoy me toca muy de cerca, que vengo deseando desde hace mucho tiempo.

Hace un tiempo que vengo queriendo lograr L I B E R T AD  y me pregunto una y otra vez qué sería para mí llegar a vivir ese momento.

Sabemos que la libertad es la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona. Creo que siempre la tuve y la tengo, sin embargo, en un momento de mi vida me dejé estar, abandoné o más bien puse a un costado mis sueños, mis proyectos para acompañar otros.

Pasar un proceso de separación entre muchas cosas significa para mi poder lograr un estado de libertad, de tomar rienda a mis deseos, a mis metas, aprender a tomar decisiones por mi misma, sentir ese vértigo que hablaba al principio, encontrarme conmigo misma, convivir con la soledad y en mi caso lograr la tan ansiada independencia. Es un proceso doloroso y muy difícil que no recomiendo a nadie pero si se toma la decisión hay que poder transitarlo como uno pueda. Cuando creí que el mundo se acabaría salió una mujer dentro de mí  hasta ese momento desconocida, dispuesta a mudarse de país, irse y comenzar una nueva aventura.

A mis hijos, quiero decirles que si salí de ese momento de tristeza, de confusión, amargura y desolación fue por ellos. Saber que estaban ahí, me hizo más fuerte, hizo que decidiera salir adelante.

A él decirle Gracias porque fueron 10 años de aprendizaje, gracias por ser buen padre por amar a tus hijos, por amarme como lo hiciste a tu manera, por tantísimos momentos compartidos.

Hoy estoy a días de firmar el acuerdo de divorcio y la palabra independencia me hace ruido porque conjuntamente con la palabra libertad y ésta foto que les comparto que vengo guardando desde hace meses para este momento hacen ver exactamente cómo me siento , como un momento de     L I B E R A C I Ó N      de esta chica que escribe.

Comprendo a todas aquellas mujeres que decían que firmar un papel no era lo mismo que separarte. ¡Ese maldito papel, hasta ahora se qué tan importante es!.

Y me digo a mí misma -Esa independencia para qué si nosotros dependemos de todo , del aire, del agua, de amigos que nos escuchan, del amor de mis hijos, del dinero, de tantas cosas….. entonces?

En realidad SIENTO que no es indepedencia lo que quiero. Poder tomar esa palabra libertad como tal  y hacerme cargo de las consecuencias de lo que elija, es ser autónoma en realidad. Siento que la libertad pura sin limitaciones es una utopía.

Solo quiero tener la fortaleza para que lo que elija en el futuro para mis hijos y para mí sea con la conciencia tranquila, en paz, vivir con amor y sí… creo que la palabra no es libertad, la palabra que me identifica hoy después de este proceso es Je me sens libérée!

 HOY ME SIENTO LIBERADA

fullsizeoutput_d86.jpeg

 

 

 

 

 

Una nueva palabra

Una amiga me acercó esta palabra: SERENDIPIA, es de  origen inglés ,¨serendipity¨.

Inmediatamente busqué el significado de la palabra, no había oído sobre la misma.

A simple vista, es una palabra simpática que tiene hasta un encanto al nombrarla.

Significa encontrar algo o encontrarse con alguien de manera fortuita, sin planificación.

Desde ese día que vengo leyendo sobre la palabra, he visto la película que habla sobre esta palabra y numerosos escritos .

Me ha hecho pensar en mis experiencias y momentos de vida en la cual pude vivir el significado de esta palabra así como también pensar en la situación personal de mi amiga y del porqué de esta palabra en este momento de su vida.

Siento que serendipia significa también esa capacidad de intuición, de dejarse fluir, de estar antenado a lo que nos rodea. Es esa capacidad de observar y estar abierto a que lo que nos “encuentre” en la vida lo podamos aprovechar mejor.

John Adair, en su excelente libro “The Art of creative Thinking” , dedica todo un capítulo a la “práctica de la serendipidad”. Comienza su exposición citando a Marcel Proust: “the real magic of discovery lies not in seeking new landscapes but in having new eyes”, lo que nos recuerda que la serendipidad nace de la curiosidad y del foco abierto. Hay que estar preparados, nos dice, para esperar lo inesperado.

Y yo agregaría dejarnos vibrar y sentir por eso nuevo que llega. En el caso de estar buscando una nueva relación de pareja, si la misma nace de serendipia, de modo causal diría, nosotros mismos estaremos más receptivos ante un impulso que no buscábamos por necesidad o aburrimiento y probablemente podamos construir algo desde una base más estable que si estamos como idiotizados tratando de llenar un vacío.

La mente es maravillosa, la palabra es libertad.

Amistad I

Esas noches de amigas, de juntadas, de contar historias pasadas ya habladas, de noticias nuevas , de tocar 5 temas a la vez y de preguntar ¿De qué estábamos hablando ? una y otra vez.

Esas noches descontracturadas, de liberación del día a día .
De copas llenas y chinchines.
De carcajadas, burbujas y selfies . 
Esas noches de reencuentros y de compartir la amistad.
De imitarnos a nosotras mismas, y llorar de risas, o no .
Esas noches dejan un sabor rico, de adrenalina .

Son momentos de felicidad .

Brindemos por la amistad , las amigas y las tantas historias que tenemos para contar .

 

IMG_0691

Volver a intentarlo

No temas caerte.
Hay momentos en la vida que nos ponen a prueba.
Momentos en los que tenemos que salir adelante.
Momentos que nos darán aprendizaje y fuerza.
A veces necesitamos descansar y aprender la lección.
A levantarse nuevamente, seguir adelante con la mente
más clara.
Así será por siempre.
23167919_1929578114035852_8811326539497162679_n